Un agente de la Patrulla Fronteriza se declaró este viernes inocente del cargo de homicidio en segundo grado, por la muerte en 2012 del mexicano José Antonio Elena Rodríguez, a quien disparó a través de la valla fronteriza hacia México.

De ser encontrado culpable, el agente fronterizo enfrenta una sentencia de cadena perpetua El agente Lonnie Ryan Swartz compareció este viernes por primera vez en una Corte Federal de Tucson, Arizona, para ser notificado del cargo de homicidio en su contra, emitido por un gran jurado en septiembre pasado.

Acompañado por su abogado, Sean Chapman, Swartz se declaró no culpable del asesinato del adolescente.

La comparecencia del agente se da un día antes de que se cumplan tres años de la muerte de Elena Rodríguez, el 10 de octubre de 2012, en la comunidad fronteriza de Nogales, en el estado mexicano de Sonora.

Swartz no ha sido cesado de la Patrulla Fronteriza, pero se encuentra bajo suspensión administrativa sin derecho a sueldo.

La acusación contra Swartz es una de las escasas imputaciones criminales presentadas en contra de los agentes de la Patrulla Fronteriza por homicidio o uso de fuerza irresponsable durante el desempeño de su trabajo.

En la historia de la corporación, desde 1924, menos de cinco agentes han comparecido ante las cortes acusados de asesinato, pero ninguno ha sido declarado culpable.

Sin embargo, Swartz es el primero en ser acusado de homicidio por las autoridades federales. Los otros casos fueron llevados a juicio por fiscales estatales. De ser encontrado culpable, el agente fronterizo enfrenta una sentencia de cadena perpetua.

Unas 20 personas, organizadas por el grupo Red de Víctimas de la Patrulla Fronteriza se manifestaron durante la audiencia frente al edificio de la Corte Federal en apoyo a la familia de Elena Rodríguez.

Demanda civil

El adolescente murió la noche del 10 de octubre de 2012, después de terminar de jugar al baloncesto con los amigos de su barrio en la comunidad fronteriza de Nogales, en el estado mexicano de Sonora.

La demanda también responsabiliza al gobierno federal del incidente Elena Rodríguez se dirigía caminando solo hacia su casa por la Calle Internacional, una vía que corre paralela a la valla que limita la frontera, cuando el agente Swartz le disparó en 10 ocasiones a través de la cerca fronteriza.

Los disparos fueron efectuados desde una pequeña colina en el lado estadounidense que se eleva a una altura de 12 a 15 metros sobre nivel de la calle, de lado mexicano.

La autopsia mostró que casi la totalidad de las balas impactaron el cuerpo de José Antonio desde atrás. Él adolescente falleció sobre la banqueta de la calle aproximadamente a cuatro cuadras de su casa.

Swartz también enfrenta una demanda civil interpuesta por la familia de Elena Rodríguez en julio de 2014, bajo el argumento de que el agente fronterizo violó los derechos civiles del adolescente cuando disparó a través de la valla fronteriza de Nogales, causándole la muerte.

La demanda también responsabiliza al gobierno federal del incidente.

El grupo Red de Víctimas de la Patrulla Fronteriza y la familia del adolescente conmemorarán mañana sábado el tercer aniversario del homicidio con una marcha en Nogales, Sonora, que terminará en una iglesia local con un servicio religioso y una vigilia en la calle donde murió el adolescente.