Cada vez más inscriptos en programa de estudios chicanos

Por años, el programa de Estudios Chicanos de la Universidad de Nuevo México languideció olvidado y escaso de fondos. Los sueldos bajos de la universidad impedían la contratación de académicos d...

Por años, el programa de Estudios Chicanos de la Universidad de Nuevo México languideció olvidado y escaso de fondos. Los sueldos bajos de la universidad impedían la contratación de académicos de renombre y la falta de clases disminuía el interés de los estudiantes a pesar de que fue uno de los primeros programas de este tipo, creado hace 50 años.

En menos de una década, sin embargo, el programa ha pasado a ser un departamento con todas las de la ley y ha registrado un marcado aumento en las inscripciones, de los 96 estudiantes del 2011 a los 707 del año pasado. Ofrece el ciclo básico y también estudios de posgrado, recluta estudiantes en las secundarias y atrae académicos que en el pasado no expresaban interés alguno en venir a Nuevo México.

Este giro se produce en momentos en que otros departamentos y programas de la Universidad de Nuevo México pierden estudiantes y el centro de estudios en general sufre una merma en la cantidad de inscriptos.

Activistas y legisladores estatales atribuyen los progresos del programa de estudios chicanos a la directora del departamento Irene Vásquez, quien asumió el cargo en el 2011 y presionó a la universidad para que le asignase más recursos. También convenció a los legisladores de que suban su asignación de 17.000 dólares a más de 100.000. No está claro, no obstante, si se mantendrá esa cifra en caso de que se realice una sesión especial para reconsiderar el dinero asignado a la universidad a la luz de la baja en los ingresos por el petróleo, uno de los principales recursos del estado.

Me preocupé de que el departamento se involucrase más con la comunidad a la que sirve, afirmó Vásquez. Necesitamos ese contacto porque hay estudios que indican que los estudios de chicanas y chicanos ayudan a aumentar las tasas de graduación.

Fundado durante el momento de mayor auge del Movimiento Chicano a fines de la década de 1960, el programa de la Universidad de Nuevo México fue uno de los primeros de su tipo. Ofreció cursos de historia y literatura mexicano-estadounidense. Después de un tiempo, otras universidades de California y Texas siguieron sus pasos, pero los legisladores de esos estados aportaron más fondos.

Los líderes del programa han tenido roces con activistas hispanos de Nuevo México que a menudo se refieren a sí mismos como hispanos y se quejan de que el programa no trasciende el ámbito académico.

Vásquez dijo que uno de sus primeros objetivos cuando asumió fue acabar con esas viejas rencillas y alentar un acercamiento entre profesores, estudiantes y miembros de la comunidad.

El de Nuevo México no es el único departamento o programa de Estudios Latinos que está creciendo en contra de la corriente.

En el Los íngeles Mission College de Sylmar, California, por ejemplo, la inscripción de estudiantes en las clases de Estudios Chicanos aumentó un 32% del 2009 al 2011, según informó el centro de estudios. También hubo aumentos en un programa parecido de la Universidad de Wisconsin-Madison, cuyos directores analizan la posibilidad de crear una carrera (major) de Estudios Chicanos/Latinos.

Estos incrementos se producen luego de un aumento en la cantidad de estudiantes hispanos en las universidades de Estados Unidos a lo largo de los últimos 20 años. De 1996 al 2016 la cantidad de estudiantes universitarios hispanos se duplicó, de 8,8 millones a 17,9 millones, según el censo.

___

Russell Contreras integra el equipo de la Associated Press que cubre temas raciales y étnicos. Está en http://twitter.com/russcontreras