Corte UE: 3 países violaron la ley al rechazar inmigrantes

República Checa, Hungría, y Polonia violaron la ley europea al negarse a cumplir un programa de cuotas para repartir refugiados, según concluyó el miércoles el máximo tribunal de la Unión Europ...

República Checa, Hungría, y Polonia violaron la ley europea al negarse a cumplir un programa de cuotas para repartir refugiados, según concluyó el miércoles el máximo tribunal de la Unión Europea. El mecanismo se aprobó después de que más de un millón de inmigrantes entrara en el bloque en un año, la mayoría huyendo de la guerra en Siria e Irak.

En una iniciativa de emergencia en 2015, los miembros del bloque acordaron reubicar a hasta 160.000 refugiados llegados a Italia y Grecia, que se veían sobrepasadas por las llegadas masivas. Cinco años más tarde, Grecia sigue teniendo problemas para asumir la carga y tiene a miles de personas retenidas en condiciones lamentables en las islas griegas.

Esa decisión sobre el mecanismo temporal de reubicación se tomó en una votación que requería mayoría de dos tercios entre los estados miembros, entonces 28. República Checa, Hungría y Polonia estaban entre el pequeño grupo de países que votó en contra.

Al final sólo se reubicaron 40.000 refugiados. República Checa, Hungría y Polonia no acogieron prácticamente ninguno en los dos años que duró el sistema. La Comisión Europea, rama ejecutiva del bloque, pidió explicaciones pero no recibió respuestas satisfactorias.

En su conclusión, la Corte Europea de Justicia dijo que al negarse a cumplir con el mecanismo temporal de reubicación de solicitantes de protección interna, Polonia, Hungría y República Checa incumplieron sus obligaciones según la ley de la Unión Europea.

Los tres países alegaron que los estados miembros, y no la Comisión, eran los únicos responsables de garantizar la seguridad pública. La Comisión, que estableció la cuota, llevó a los países ante el tribunal europeo.

La corte, con sede en Luxemburgo, afirmó que los estados miembros no pueden apelar a sus responsabilidades de hacer cumplir la ley y el orden y la salvaguarda de la seguridad internacional, ni al supuesto mal funcionamiento del mecanismo de reubicación, para evitar aplicar ese mecanismo.

Una de las mayores crisis políticas de la UE giró en torno al hecho de que varios países no participaran en una medida diseñada para compartir la carga y ayudar a socios europeos en problemas. Después, la cuestión de la inmigración impulsó en las urnas a los partidos de ultraderecha.