Cierran cuarteles policiales en P.Rico debido a coronavirus

Puerto Rico cerró el miércoles su quinto cuartel policial en una semana, despertando temores sobre la capacidad del territorio estadounidense de responder a la crisis del coronavirus, en momento en ...

Puerto Rico cerró el miércoles su quinto cuartel policial en una semana, despertando temores sobre la capacidad del territorio estadounidense de responder a la crisis del coronavirus, en momento en que los policías acusan a las autoridades de dejarlos expuestos al virus.

Más de 150 policías están en cuarentena y otras docenas están a la espera de los resultados de sus pruebas en Puerto Rico, donde hay 280 casos confirmados de la enfermedad y 11 fallecimientos.

Las autoridades han impuesto un toque de queda por un mes y otras medidas que incluyen el cierre de playas, parques y negocios no esenciales.

Gregorio Matias, vicepresidente del sindicato de policías, exigió más equipos protectores y se quejó de que el gobierno de la isla está dejando expuestos a los agentes.

No es justo que siga el gobierno arrastrando los pies. ¿Qué quieren? ¿Que nos quedemos sin policías?, se preguntó.

La primera estación policial que cerró fue en el poblado turístico de Rincón, donde una mujer de 42 años, esposa de un agente de policía, falleció a causa del COVID-19. También fueron clausurados los cuarteles policiales en Aguas Buenas, Caimito, Moca y San Germán.

Matias indicó que el sindicato había pedido equipos protectores hace dos meses, pero no los ha recibido.

Somos carne de cañón, dijo.

El comisionado policial Henry Escalera declaró a The Associated Press que los policías cuentan con productos como guantes y desinfectante de mano, y que su departamento aguarda el envío de otros suministros que le permitirán repartir 30 máscaras a cada policía, además de trajes protectores.

Hay una escasez, dijo Escalera. Esperemos que lleguen. Son cosas que pasan y esperamos que (los casos) no sigan aumentando.

Las autoridades también cerraron un centro de llamadas de emergencia, una estación de bomberos, una oficina de respuesta de emergencias y una oficina municipal de manejo de emergencias.

Se ha reclamado al gobierno de la isla que investigue todo contacto físico realizado por los policías, incluso a reclusos y fiscales, y se advierte que las repercusiones del virus en la isla podrían ser peores a lo publicado, ya que la policía ha estado parando a la gente que viola el toque de queda.