OPS insta a implementar más medidas en Latinoamérica

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) dijo el martes que aunque la pandemia del coronavirus se ha intensificado en Latinoamérica, aún hay tiempo para reducir su impacto.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) dijo el martes que aunque la pandemia del coronavirus se ha intensificado en Latinoamérica, aún hay tiempo para reducir su impacto.

Nuestra región ha entrado en una nueva fase en la que muchos países están reportando transmisión comunitaria, expresó Carissa Etienne, directora de la OPS, en una conferencia de prensa telefónica desde Washington. Aún tenemos una ventana de tiempo para actuar... y reducir el impacto, dijo.

Etienne destacó la importancia del distanciamiento social e instó a invertir para fortalecer el sistema de salud y preparar a los hospitales.

En Latinoamérica hay al menos 13.600 infectados y 299 fallecidos por el coronavirus. Etienne dijo que en todo el continente hay más de 163,000 casos confirmados y 2.836 muertes.

A nivel mundial, más de 857.000 personas se han enfermado y 42.000 han muerto. Unas 178.000 se han recuperado.

Por la noche, las autoridades cubanas decretaron el aislamiento total de una comunidad en el occidente y suspendieron la manifestación del primero de mayo, emblemática pues congrega a miles en la Plaza de la Revolución.

La cuarentena en la Comunidad Camilo Cienfuegos, en la provincia de Pinar del Río -una de las zonas tabacaleras más importantes del mundo- se da a conocer tras el reporte de siete nuevos casos positivos. La medida dispone que nadie podrá salir ni entrar del poblado y todos deberán encerrarse en casa después de las 8 de la noche, so pena de ser multados.

Más temprano se informó que -procedentes de China- llegaron 100.000 test rápidos que ayudarán a detectar la presencia del virus. En Cuba hay 186 casos y seis fallecidos.

Por la mañana, México enfrentaba nuevas decisiones del gobierno de suspender actividades no esenciales con cierto desconcierto y a la espera de la respuesta de sus empleadores.

Esperamos al patrón, pero espero que podamos seguir trabajando, decía Raimundo Domínguez, un obrero de la construcción que llegó a la capital hace un mes desde el sureño estado de Oaxaca a buscar trabajo y no quiere perderlo.

El gobierno federal decretó el lunes por la noche emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor por la epidemia y ordenó la suspensión inmediata y durante un mes de abrir de todas las actividades no esenciales públicas, privadas y sociales. Los trabajadores recibirían su sueldo aunque se queden en casa y podría haber sanciones administrativas para los negocios que no acataran la orden o incluso penales si por tal incumplimiento alguien se enferma.

El mismo martes, el presidente salvadoreño Nayib Bukele confirmó en Twitter el primer muerto por el nuevo coronavirus, pero no brindó detalles. Las autoridades de Salud Pública informaron que en el país hay 31 contagios.

Poco antes, el Ministerio de Salud de Brasil reporto que la cifra de contagios es de 5,717 y 201 muertes. Esto representa un alza de 1.100 casos en un día. Es el aumento más significativo en este periodo hasta ahora.

Por la mañana, habitantes de un pueblo del altiplano de Bolivia fueron obligados a encerrarse en sus casas tras la muerte de una persona por coronavirus luego de la celebración de una fiesta patronal. El otro pueblo del oriente, los vecinos bloquearon los accesos con maquinaria pesada para impedir el ingreso.

Bolivia cumple la segunda semana de aislamiento obligatorio, pero hay gente que rompe las restricciones y desafía las ocho horas de arresto. Sólo una persona por familia está autorizada a salir por la mañana para comprar alimentos y medicinas según el último dígito de su cédula de identidad.

Policías y militares controlan que se cumpla la cuarentena en el país, donde se han registrado hasta el momento 107 infectados por COVID-19 y seis fallecidos.

La presidenta interina Jeanine íñez anunció el pago de un bono de unos 57 dólares para personas con discapacidad, adultos mayores y embarazadas. Posteriormente se pagar otro bono por unos 72 dólares por cada niño que asiste a la escuela pública.

En Argentina, con 939 infectados y 27 muertos, el Ministerio de Salud amplió la definición de casos sospechosos: a los requisitos como haber viajado al exterior o haber estado en contacto con alguien que estuvo fuera del país, sumó el de haber circulado o ser residente en siete áreas donde existe transmisión local. La ciudad de Buenos Aires y la populosa provincia homónima concentran cerca del 70% de los casos del nuevo coronavirus.

En Chile se contabilizan 2.738 casos y 12 muertes, cuatro de ellas en las últimas 24 horas, la cifra más alta de víctimas en un día hasta el momento. El gobierno decidió extender la cuarentena total que ya rige en siete barrios de Santiago y las ciudades sureñas de Osorno, Chillán, Temuco y el barrio de Padre de las Casas en la Araucanía a Punta Arenas, esta última a partir del 1 de abril a las 22 horas. Además, se extiende por una semana más al menos, hasta el 9 de abril, la cuarentena a seis de los siete barrios de Santiago y dos semanas más en la Isla de Pascua.

Además, seguía preocupando el contagio en uno de los establecimientos públicos de Larga Estadía de Adultos Mayores (ELEAM) en el humilde barrio de Puente Alto de Santiago, donde una de las funcionarias resultó positiva en coronavirus y hasta el domingo se registraban 6 contagiados, según anunció el subsecretario de Redes Asistenciales Arturo Zuñiga en rueda de prensa.

Los familiares de los 90 adultos mayores del centro, 25 de los cuales han sido aislados según las autoridades por estar postrados, se mostraban ansiosos ante la falta de información oficial.

En Venezuela, las autoridades detuvieron a 18 personas que se encontraban en una fiesta en Caracas por incumplir la cuarentena. Dos de los detenidos resultaron positivos con COVID-19 y fueron trasladados a un hospital. El resto fueron llevados a un centro de diagnóstico estatal para revisarlos, informó el fiscal general Tarek William Saab.

En el país hay tres fallecidos y 143 contagiados.

En Colombia, donde hay 890 contagiados y 16 fallecidos, un grupo de policías decidió amenizar la cuarentena realizando en diferentes partes de Bogotá pausas activas de ejercicios físicos que duran unos 10 minutos y buscan levantar el ánimo de las personas que están en aislamiento y fortalecer su sistema inmune.

Por su parte, el presidente de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia, Gustavo Arango, dijo a The Associated Press que desde que se detectó el primer caso de coronavirus en el país se han cerrado 404 hoteles, pero 132 de ellos -con una capacidad de 7.000 camas- serán utilizados en caso de que crezca el número de infectados.

En Ecuador, el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, dijo que hay 2.302 contagiados, 79 fallecidos y 3.423 casos sospechosos.

La provincia de Guayas sigue siendo el epicentro de la pandemia en el país con 1.615 casos.

En la mayoría de la gente el nuevo coronavirus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas, pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede provocar enfermedades más graves e incluso la muerte.