Vecinos de Bolivia encerrados tras muerte por COVID-19

Los habitantes de un pueblo del altiplano boliviano fueron obligados el martes a encerrarse en sus casas tras la muerte de una persona por coronavirus luego de la celebración de una fiesta patronal.

Los habitantes de un pueblo del altiplano boliviano fueron obligados el martes a encerrarse en sus casas tras la muerte de una persona por coronavirus luego de la celebración de una fiesta patronal.

En tanto, en otro pueblo del oriente, los vecinos bloquearon los accesos con maquinaria pesada para que nadie ingrese.

Bolivia cumple la segunda semana de aislamiento obligatorio, pero aun así mucha gente rompe las restricciones y desafía las ocho horas de arresto, han informado las autoridades. Sólo una persona por familia está autorizada a salir por la mañana para aprovisionarse de alimentos y medicinas según el último dígito de su cédula de identidad.

Policías y militares controlan que se cumpla la cuarentena en el país, donde se han registrado hasta el momento 107 infectados por COVID-19 y seis fallecidos.

La mandataria interina de Bolivia, Janine íñez, dijo la víspera que será inflexible con la cuarentena que se extenderá hasta el 15 de abril a pesar de las críticas que recibió por impedir el ingreso de unos 300 bolivianos que se encuentran en Chile debido al cierre de fronteras.

En Argentina, con 940 infectados y 26 muertos, el Ministerio de Salud amplió la definición de casos sospechosos y a los requisitos anteriores como haber viajado al exterior o haber estado en contacto con alguien que estuvo fuera del país sumó el de haber circulado o ser residente en siete áreas donde existe transmisión local. La ciudad de Buenos Aires y la populosa provincia homónima concentran cerca del 70% de los casos del nuevo coronavirus.

En tanto, los centros de salud públicos y privados se preparan para un aumento de la demanda de camas y han suspendido todas las actividades programadas como cirugías no vitales.

A su vez, el gobierno nacional advirtió que no permitirá los abusos de los comerciantes que están subiendo los precios en un contexto de por sí inflacionario. Los incrementos se producen ante el aumento de la demanda de alimentos de personas que buscan aprovisionarse en medio de la cuarentena obligatoria que se extenderá hasta el 12 de abril.

En Colombia, donde hay 784 contagiados y 14 fallecidos, un grupo de policías decidió amenizar la cuarentena realizando en diferentes partes de Bogotá pausas activas de ejercicios físicos que duran unos 10 minutos y buscan levantar el ánimo de las personas que están en aislamiento y fortalecer su sistema inmune.

Ubicados en estacionamientos, parques o calles cercanas a complejos de edificios proponen los ejercicios a los vecinos, que como única condición deben realizar la rutina bien adentro de sus balcones o usando tapabocas para evitar contagios.

Por su parte, el presidente de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia, Gustavo Arango, dijo a The Associated Press que desde que se detectó el primer caso de coronavirus en el país se han cerrado 404 hoteles, pero 132 de ellos -con una capacidad de 7.000 camas- serán utilizados en caso de que crezca el número de infectados.

Por otra parte, Estados Unidos deportó a 64 colombianos por irregularidades migratorias y distintos delitos. Antes de salir de ese país se les realizó un control médico y ninguno manifestó síntomas asociados al coronavirus. Una vez en Colombia deberán cumplir una cuarentena obligatoria de 14 días, informó el Ministerio de Justicia.

En Ecuador, el viceministro de Salud, Julio López, informó que hay 2.240 contagiados, 75 fallecidos y 3.257 casos sospechosos.

La provincia de Guayas sigue siendo el epicentro de la pandemia en el país con 1.563 casos.

En toda Latinoamérica hay al menos 14.000 infectados y más de 300 fallecidos por el coronavirus.

La pandemia ha infectado a más de 809.000 personas y causado la muerte a más de 39.500 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente el nuevo coronavirus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede provocar enfermedades más graves e incluso la muerte.