La FED intensifica intento por estimular el crédito

La Reserva Federal de Estados Unidos hizo el martes otro intento para estimular el crédito a nivel mundial, otorgando esta vez préstamos en dólares a otros bancos centrales a cambio de bonos del Te...

La Reserva Federal de Estados Unidos hizo el martes otro intento para estimular el crédito a nivel mundial, otorgando esta vez préstamos en dólares a otros bancos centrales a cambio de bonos del Tesoro. Es el intento más reciente del banco central estadounidense por mantener bajas las tasas de interés y velar por el funcionamiento de los mercados financieros en vista de la crisis del coronavirus.

La pandemia prácticamente ha paralizado toda la actividad económica y ha dificultado el flujo de crédito para bancos y compañías. El banco central estadounidense está tratando de estimular los préstamos y proyectar la imagen de que está haciendo todo a su alcance para proteger los sistemas financieros mundiales.

El nuevo programa crediticio da a los bancos centrales acceso a dólares sin tener que comprar bonos del Tesoro estadounidense. Las ventas excesivas de tales bonos provocan un aumento de las tasas de interés, lo cual a su vez desincentiva al crédito. Eso es precisamente lo que el banco central norteamericano está tratando de evitar.

"Esta herramienta ayudará a apoyar el funcionamiento fluido del mercado de bonos de Tesoro estadounidense, al proveer una fuente alterna temporal de dólares estadounidenses aparte de la venta de bonos en el mercado abierto", declaró la institución en un comunicado.

Los bancos centrales extranjeros usualmente prestan dólares a los bancos en sus respectivos países, que a su vez operan mayormente en esa divisa.

La Fed ya ha ampliado sus programas de intercambio con 14 bancos centrales, a fin de intercambiar dólares por monedas extranjeras. El nuevo programa permite a los demás bancos centrales vender bonos a la Fed con la promesa de recomprarlos al día siguiente, lo que se conoce como "acuerdo de recompra". Los bancos centrales pagan una pequeña tasa de interés por lo que es, básicamente, un préstamo de un día a otro y el proceso puede repetirse.

Debido a los estragos que la pandemia ha causado en las economías y los mercados financieros, bancos y otras instituciones financieras han estado vendiendo bonos del Tesoro estadounidense a fin de tener liquidez. Este proceso ha hecho aumentar los rendimientos de los bonos y ha trabado los mercados financieros, al haber un exceso de oferta y poca demanda, pero el nuevo programa permitirá a los bancos centrales convertir sus bonos en efectivo sin tener que venderlos.