Presidente de México estrecha la mano de madre de El Chapo

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, lamentó no poder abrazar a sus partidarios durante sus giras ante los riesgos por el nuevo coronavirus, pero hizo una notable excepción duran...

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, lamentó no poder abrazar a sus partidarios durante sus giras ante los riesgos por el nuevo coronavirus, pero hizo una notable excepción durante el fin de semana al estrechar la mano de la madre del encarcelado capo de la droga Joaquín El Chapo Guzmán.

López Obrador visitó el domingo un proyecto carretero en el estado occidental de Sinaloa por un camino que pasa por el pueblo de Badiraguato, donde vive María Consuelo Loera Pérez.

López Obrador indicó el lunes que a él se le avisó que ella había acudido al evento y quería saludarlo. Al final del recorrido, el presidente se dirigió hacia el lado del pasajero del vehículo de la mujer y ella extendió su mano por la ventana.

Al preguntársele por qué estrechó su mano al momento en que las autoridades exhortan a la población a practicar el distanciamiento social, López Obrador respondió que habría sido una falta de respeto no hacerlo.

Es muy difícil humanamente. No soy un robot, afirmó.

El presidente añadió que la madre de El Chapo le preguntó sobre una carta que ella le había enviado en febrero en que solicitaba la intervención del gobierno en su petición de un permiso para viajar a Estados Unidos y visitar a su hijo en prisión. López Obrador detalló que ella le dijo que no quería morir sin poder ver a su hijo de nuevo. El mandatario señaló que la mujer tiene 92 años.

La peste funesta es la corrupción, no un adulto mayor que merece todo mi respeto independientemente de quién sea su hijo, sostuvo el presidente.

Guzmán fue sentenciado a cadena perpetua en Estados Unidos en julio. López Obrador aseguró que el gobierno respaldaría la petición de la mujer como lo haría ante la de cualquier otro ciudadano.

El encuentro también parecía alinearse con los intentos de López Obrador de abordar los problemas de la violencia y el crimen en México a través del civismo y programas de creación de empleos en lugar de las confrontaciones directas con el uso de las fuerzas de seguridad.