Irán sufre un nuevo motín carcelario durante brote de virus

Los presos de un penal en el sur de Irán rompieron cámaras y causaron otros daños durante un motín, según dijeron medios estatales el lunes. Se han producido varios incidentes violentos en cárce...

Los presos de un penal en el sur de Irán rompieron cámaras y causaron otros daños durante un motín, según dijeron medios estatales el lunes. Se han producido varios incidentes violentos en cárceles del país, que sufre el peor brote de coronavirus en Oriente Medio.

Teherán había liberado temporalmente a unos 100.000 presos dentro de las medidas para contener la pandemia, dejando a unas 50.000 personas entre rejas, incluyendo a reos con delitos violentos y los llamados casos de seguridad, a menudo ciudadanos con doble nacionalidad o con lazos con occidente.

Familiares de detenidos y países occidentales afirman que Irán retiene a esos presos por motivos políticos o para utilizarlos como herramienta negociadora.

El gobernador de la provincia sureña de Fars, Enayatollah Rahimi, dijo que se había producido un motín en la prisión Adel Abad, la más rande en la ciudad de Siraz, según declarsciones recogidas por la agencia estatal de noticias IRNA. Los presos rompieron cámaras y causaron otros daños en dos módulos para delincuentes violentes, indicó. No hubo heridos ni fugas, añadió.

Setenta presos escaparon de la prisión de Saqqez en la provincia occidental de Kurdistán, según publicó el viernes IRNA. Los presos redujeron a los guardas en el caos, según un fiscal local. Varios presos volvieron después por propia voluntad.

En lo que va de año se han registrado también motines en cárceles de Aligudarz, Hamedan y Tabriz, con algunas fugas, señaló IRNA.

El país ha reportado más de 40.000 casos y 2.757 muertes por COVID-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus. De ellos, 117 personas murieron en las últimas 24 horas. Más de 3.500 pacientes estaban graves, según el Ministerio de Sanidad, mientras que unos 14.000 se habían recuperado ya.

La mayoría de los pacientes tienen sólo síntomas leves o moderados como fiebre y tos, y se recuperan en unas pocas semanas. Pero es muy contagioso y puede propagarse a través de personas asintomáticas. También puede causar complicaciones graves o la muerte, especialmente en ancianos o personas con problemas médicos previos.

Más de 720.000 personas se han infectado en todo el mundo, y más de 34.000 han muerto, según datos recopilados por la Universidad Johns Hopkins. Más de 150.000 se han recuperado.

En otros países de la región, Jordania empezó a liberar a miles de viajeros que pasaron dos semanas en cuarentena en hoteles de cinco estrellas junto al Mar Muerto, para evitar contagios del nuevo coronavirus.

Más de 4.200 jordanos y 1.500 extranjeros estaban retenidos en los hoteles. Estaba previsto que los jordanos regresaran a casa en viajes de Uber, un popular servicio de taxis por app, y se les pidió que pasaran otros 14 días en casa.

Los viajeros de otras nacionalidades serían liberados el martes. En un primer momento no estaba claro a dónde se dirigirían, aunque las autoridades jordanas dijeron que contactarían con sus embajadas y el Ministerio de Exteriores.

Jordania ha reportado 259 infecciones y tres muertes. Al menos 18 personas se han recuperado.

Jordania interrumpió todos sus vuelos y cerró sus fronteras el 16 de marzo. Más tarde impuso un toque de queda de tres días, antes de conceder horas limitadas para que la gente saliera a pie a comprar productos básicos.

En Egipto, el gobierno amplió el cierre de los famosos museos y restos arqueológicos del país, incluidas las Pirámides y la Esfinge en Giza, al menos hasta el 15 de abril. Las autoridades mantuvieron los planes de iluminar las pirámides en gesto de apoyo al personal médico.

Egipto ha contabilizado más de 600 casos y 40 muertes por el virus.

___

Akour informó desde Amán, Jordania. Los periodistas de Associated Press Jon Gambrell en Dubái, Emiratos írabes Unidos, y Joseph Krauss en Jerusalén contribuyeron a este despacho.