Legisladores de EEUU se reúnen de manera remota por COVID-19

Los miembros de la Cámara de Representantes de Arkansas se reunieron en un estadio de basquetbol colegial, esparcidos entre 5.600 asientos, mientras votaban sobre las formas para cubrir un déficit p...

Los miembros de la Cámara de Representantes de Arkansas se reunieron en un estadio de basquetbol colegial, esparcidos entre 5.600 asientos, mientras votaban sobre las formas para cubrir un déficit presupuestario ocasionado por el golpe que el coronavirus ha dado a la economía.

Cuando los legisladores de Dakota del Sur se reúnan el lunes para considerar 10 medidas de emergencia, no será en las cámaras. En lugar de eso, hablarán y votarán a través de un sistema de videollamada.

Y medidas como esas se están implementando a lo largo y ancho de Estados Unidos.

En los capitolios estatales de todo el país, los legisladores han abandonado protocolos y hecho a un lado los requerimientos tradicionales para reuniones públicas al tiempo que se apresuran a aprobar proyectos presupuestarios para combatir al coronavirus y ayudar a los residentes que se han visto afectados por el amplio cierre de los comercios.

Las órdenes de distanciamiento social dirigidas a frenar la propagación del virus han volcado la vida de millones de estadounidenses y también han hecho que los legisladores desechen normas de siglos sobre la forma en la que realizan su trabajo.

Los legisladores de Vermont usualmente votan con un sí o no verbal desde asientos asignados en una cámara repleta. Eso cambió la semana pasada, cuando adoptaron una norma de emergencia permitiendo que los miembros se acomodaran entre las galerías de los visitantes para mantener una sana distancia entre unos y otros.

Los experimentos en los estados están dirigidos a frenar la propagación del virus que ocasiona la enfermedad COVID-19 para que los hospitales no se vean abrumados con un repentino flujo de pacientes. Entre los enfermos hay miembros del Congreso y legisladores de varios estados. Por lo menos seis legisladores de Georgia han dado positivo, uno de casi una veintena de estados que han suspendido o cancelado sus sesiones por las preocupaciones en torno al brote.

Para el domingo, había más de 680.000 casos confirmados del nuevo coronavirus y por lo menos 32.000 muertes a nivel mundial, de acuerdo con el conteo de la Universidad Johns Hopkins.

Estados Unidos tiene 125.000 casos, más que cualquier otro país. En la mayoría de la gente, el coronavirus causa síntomas leves o moderados, como fiebre y tos que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunos, sobre todo en adultos mayores y personas con enfermedades preexistentes, causa afecciones más graves y puede ser letal. Los adultos jóvenes también son vulnerables a la enfermedad, y algunos pueden enfermarse gravemente.

___

Los periodistas de The Associated Press James Anderson en Denver; Andrew DeMillo en Little Rock, Arkansas; Stephen Groves en Sioux Falls, Dakota del Sur; Steve Karnowski en Minneapolis; Wilson Ring en Montpelier, Vermont; Mark Scolforo en Harrisburg, Pensilvania, y Andrew Welsh-Huggins en Columbus, Ohio, contribuyeron a este despacho.