Rosneft traspasa activos en Venezuela a firma estatal rusa

La petrolera rusa Rosneft traspasó sus activos en Venezuela a una compañía del gobierno del presidente Vladimir Putin, una medida que aparentemente pretende proteger al mayor productor de crudo de ...

La petrolera rusa Rosneft traspasó sus activos en Venezuela a una compañía del gobierno del presidente Vladimir Putin, una medida que aparentemente pretende proteger al mayor productor de crudo de Rusia de las sanciones estadounidenses mientras Moscú sigue mostrando su apoyo al mandatario venezolano Nicolás Maduro, acusado de narcotráfico por Estados Unidos.

La venta, anunciada el sábado, sucede tras las recientes sanciones contra dos subsidiarias de Rosneft en un intento por eliminar una línea de apoyo crucial que Rusia había extendido a Maduro después que Washington prohibiera a los estadounidenses comprar crudo a Venezuela.

Rosneft, presidida por el ruso Igor Sechin, quien por mucho tiempo ha sido socio de Putin, indicó que la medida significa que todos los activos y operaciones comerciales de Rosneft en Venezuela y/o relacionados con Venezuela habrán de venderse, cancelarse o liquidarse. Rosneft no precisó el nombre de la nueva compañía que asumirá el control de los activos, entre ellos múltiples empresas conjuntas, compañías de servicios para la industria petrolera y actividades de comercialización.

La medida fue anunciada en un momento delicado para el gobierno de Maduro. La propagación de la pandemia del coronavirus amenaza con desbordar el ya colapsado sistema de salud de Venezuela al tiempo que priva a su dañada economía de los ingresos petroleros de los que depende casi exclusivamente para captar divisas.

En una llamada telefónica a la televisora estatal el sábado, Maduro afirmó que Putin le ratificó _en un mensaje que le envió a través del embajador ruso en Caracas_ el apoyo estratégico integral a Venezuela en todas las áreas.

Maduro añadió que Putin envió un avión militar a Venezuela con equipo médico que deberá llegar en los próximos días.

En medio de la pandemia, que ha causado dos muertes y 119 infectados en Venezuela, Estados Unidos ha intensificado sus acciones para derrocar a Maduro. El jueves, Washington anunció los cargos formulados contra el mandatario socialista y varios de sus principales colaboradores por presuntamente encabezar una confabulación narcoterrorista que convirtió al Estado venezolano en una plataforma para los violentos cárteles del narcotráfico, lavadores de dinero y grupos rebeldes colombianos que enviaban cada año 250 toneladas métricas de cocaína a Estados Unidos.

El venezolano Francisco Monaldi, experto en petróleo en la Universidad Rice de Houston, dijo que la medida podría proteger de las represalias estadounidenses a Rosneft y a sus dos principales accionistas minoritarios, la BP y la Autoridad de Inversiones de Qatar, operada por el Estado.

No querían perder esos activos en este momento, declaró Monaldi. Parece una decisión lógica.

Sin embargo, Russ Dallen, jefe de la firma de corretaje Caracas Capital Markets, advirtió que es demasiado pronto como para tener la certeza de que la medida tiene como propósito apuntalar a Maduro.

No sabemos si la nueva entidad estatal es una corporación cementerio adonde las compañías van a morir, o si los rusos tomaron esa acción para proteger de las sanciones a Rosneft _que es su joya de la corona y es gran fuente de ingresos para Rusia_ y si Putin utilizará la nueva compañía para seguir ayudando a Maduro, apuntó.

___

Isachenkov informó desde Moscú y Goodman desde Miami. El periodista de The Associated Press, Scott Smith, en Caracas, Venezuela, contribuyó a este despacho.