Venezuela: ordenan captura de exoficial por supuesto complot

Las autoridades judiciales ordenaron el viernes la detención de un ex alto oficial venezolano, quien se encuentra en Colombia, por su presunta relación con un complot para intentar asesinar al presi...

Las autoridades judiciales ordenaron el viernes la detención de un ex alto oficial venezolano, quien se encuentra en Colombia, por su presunta relación con un complot para intentar asesinar al presidente Nicolás Maduro.

Un tribunal local dictó una orden de captura contra el mayor general retirado del ejército, Clíver Alcalá Cordones, y el ex oficial Antonio Sequea Torres para procesarlos por los supuestos delitos de traición a la patria, tráfico ilícito de armas de guerra, terrorismo, intento de magnicidio y asociación, anunció el fiscal general Tarek William Saab.

Asimismo, la Fiscalía General acordó iniciar los trámites para pedir a Colombia la extradición de Alcalá Cordones, indicó Saab. El exmilitar reside desde hace un par de años en la ciudad colombiana de Barranquilla.

Alcalá Cordones, un excolaborador militar del fallecido presidente Hugo Chávez que se distanció del oficialismo por diferencias con Maduro, admitió el jueves en una entrevista con una radio colombiana que coordinó la compra y traslado de un cargamento de armas, que incluía 26 fusiles de asalto, que fue incautado esta semana en el norte de Colombia.

El ex alto oficial afirmó que suscribió un contrato con el líder opositor Juan Guaidó y asesores estadounidenses para la compra del armamento. A raíz de esa declaración la Fiscalía General abrió una investigación a Guaidó por el presunto delito de intento de golpe de Estado.

Las autoridades venezolanas sostienen que las armas iban a ser empleadas para atentar contra Maduro y otras figuras del gobierno y generar actos violentos.

En el complot también han sido implicados otros tres exoficiales venezolanos, quienes tienen orden de captura desde marzo, precisó el fiscal general.

Maduro afirmó la víspera que las autoridades sabían que se estaba gestando un ataque terrorista, violento, de desertores y traidores militares, entrenados en territorio colombiano y con el supuesto respaldo del gobierno del presidente Iván Duque.

La denuncia del complot y la apertura del proceso contra Guaidó, a quien en los últimos 14 meses le han iniciado seis investigaciones, coincidió con la acción que emprendió el gobierno estadounidense contra Maduro, sus principales allegados y algunos exoficiales venezolanos, entre ellos Alcalá Cordones, a quienes acusaron de convertir a Venezuela en un emporio criminal al servicio de narcotraficantes y terroristas.