Aumentan choques por el control de la capital libia

Los choques entre fuerzas rivales en Libia por el control de Trípoli escalaron el miércoles, cuando las milicias aliadas al gobierno respaldado por la ONU y con sede en la capital lanzaron una ofens...

Los choques entre fuerzas rivales en Libia por el control de Trípoli escalaron el miércoles, cuando las milicias aliadas al gobierno respaldado por la ONU y con sede en la capital lanzaron una ofensiva contra una base militar en poder de sus rivales, informaron las autoridades.

Los renovados combates se producen a pesar de las crecientes presiones internacionales sobre ambas partes para que frenen la violencia, ante preocupaciones de que el nuevo coronavirus podría contagiarse más. Libia reportó su primer caso el martes.

Los combates han persistido durante casi un año entre las fuerzas del comandante militar Khalifa Hifter, aliadas con un gobierno rival con sede en el este de Libia y un grupo de milicias vinculadas con las autoridades de Trípoli en el oeste.

Ossama Gowelii, que encabeza la llamada sala de operaciones conjuntas de las milicias de Trípoli, dijo que sus fuerzas atacaron la base aérea de al-Waitya en el sur de la ciudad, chocando con las fuerzas de Hifter que controlaban la base.

Gowelii dijo que las milicias tomaron la base y detuvieron a varios combatientes de Hifter, entre ellos mercenarios extranjeros. Gowelii no dio pruebas.

Sus adversarios negaron la versión, diciendo que rechazaron el ataque, que calificaron de un "intento estúpido".

Cañoneos de artillería sacudieron varias áreas de Trípoli, dijo Gowelii, quien añadió que su ofensiva fue en respuesta al cañoneo. El ataque contra la base casi seguramente le dio a Hifter una excusa para rechazar las presiones internacionales para cesar los combates y concentrarse en los esfuerzos contra el coronavirus.

Hace una semana, las partes rivales expresaron su compromiso con una pausa humanitaria en los enfrentamientos para que las autoridades pudieran dedicarse a frenar la diseminación del virus. Hay temores de que la pandemia pueda devastar Libia, donde una década de conflicto ha destruido infraestructura clave y ha creado escasez de suministros médicos.

Hasta ahora el único caso confirmado de coronavirus en Libia ha sido el de un anciano de 73 años que cruzó al país desde Túnez el 5 de marzo, de acuerdo con el Centro Nacional de Control de Enfermedades en Trípoli.