Israel cierra sinagogas, su última medida contra el virus

El gobierno de Israel aprobó el miércoles nuevas y amplias restricciones para luchar contra la pandemia del coronavirus, incluyendo la orden para cerrar todas las sinagogas ante el incremento de inf...

El gobierno de Israel aprobó el miércoles nuevas y amplias restricciones para luchar contra la pandemia del coronavirus, incluyendo la orden para cerrar todas las sinagogas ante el incremento de infecciones en lugares de culto, y Libia se convirtió en el último país en riesgo de Oriente Medio en confirmar su primer contagio.

El anuncio del gobierno libio que cuenta con el respaldo de Naciones Unidas deja a Yemen como la única nación de la región sin casos del nuevo virus y de la enfermedad que provoca, el COVID-19. Las autoridades sanitarias ya advirtieron del riesgo que supone la propagación del coronavirus en el país más pobre del mundo árabe, cuyo sistema de salud ya colapsó por la guerra que vive desde hace años.

En la mayoría de los casos, el coronavirus provoca síntomas leves o moderados, como fiebre y tos, que pasan en dos o tres semanas. Pero en otros, especialmente gente mayor o con enfermedades previas, puede derivar en un cuadro más grave, incluyendo neumonía o la muerte.

Israel y los territorios palestinos albergan algunos de los lugares más sagrados del cristianismo, el judaísmo y el islam. Los lugares de culto se habían mantenido en gran medida abiertos siempre y cuando no hubiese grupos de más de 10 personas y se mantuviese una distancia de seguridad de dos metros (yardas).

Pero muchos en las comunidades ultraortodoxas israelíes habían desafiado esas restricciones y se reunían como siempre para rezar y estudiar, a pesar de las peticiones de rabinos y autoridades. Esto provocó tensiones con las autoridades y, en al menos un caso, enfrentamientos con la policía. Trabajadores municipales también pidieron a los ultraortodoxos que se fueran a sus casas, aunque con poco éxito.

La orden de cerrar las sinagogas, que entrará en vigor más tarde el miércoles, se habría tomado con la objeción del ministro de Salud, quien también es judío ultraortodoxo.

Las nuevas restricciones prohibirán que la gente, a excepción del personal considerado esencial, se aleje más de 100 metros (yardas) de su casa. En un reciente repunte, más de 2.000 israelíes contrajeron COVID-19, la enfermedad provocada por el virus, y 37 de ellos están graves. Cinco ancianos con enfermedades previas fallecieron.

Por otra parte, Pakistán anunció el miércoles que suspenderá todos los vuelos nacionales de pasajeros para atajar el nuevo coronavirus tras reportar cerca de 1.000 casos.

La medida entrará vigor el jueves, dijo el vocero de la agencia de aviación civil paquistaní, Abdul Sattar Khokhar. Islamabad ya había suspendido los servicios de tren y los vuelos internacionales.

En un primer momento, la mayoría de los infectados en el país eran peregrinos que habían viajado a la vecina Irán, que tiene el peor foco del brote en la región. Ahora, el virus comienza a detectarse en gente sin antecedentes de viajes, según funcionarios.

En Irán, las autoridades reportaron otras 122 muertes el martes elevando su total de fallecidos a más de 1.900 personas entre más de 24.800 casos confirmados. En total, en la región hay alrededor de 33.000 casos confirmados.

___

Los periodistas de The Associated Press Munir Ahmed en Islamabad, Pakistán, y Jon Gambrell en Dubái, Emiratos írabes Unidos, contribuyeron a este despacho.

___

The Associated Press recibe apoyo del Departamento de Educación Científica del Instituto Médico Howard Hughes para su cobertura de salud y ciencia. AP es la única responsable de su contenido.