India se encierra y el coronavirus avanza en otros lugares

La mayor democracia del mundo inició el miércoles mayor confinamiento del mundo, luego de que las autoridades de India ordenaron que sus 1.300 millones de habitantes se queden en sus casas en un int...

La mayor democracia del mundo inició el miércoles mayor confinamiento del mundo, luego de que las autoridades de India ordenaron que sus 1.300 millones de habitantes se queden en sus casas en un intento por impedir que la pandemia del coronavirus se propague y colapse su frágil sistema sanitario como ocurrió en otros países.

La medida sin precedentes se tomó mientras el número de contagios subía en Europa, Nueva York intentaba habilitar nuevas camas de hospital y los organizadores demoraron los Juegos Olímpicos de Tokio hasta el próximo año. Los mercados financieros continuaron con sus salvajes altibajos, Wall Street tuvo su mejor jornada desde 1933 y el Congreso de Estados Unidos y la Casa Blanca cerraron un paquete de ayudas de dos billones de dólares.

En India, todo, a excepción de servicios esenciales como los supermercados, estaba cerrado. Las normalmente bulliciosas estaciones de tren de la capital, Nueva Delhi, estaban desiertas y las calles que unas horas antes estaban atestadas de autos, estaban silenciosas con unos pocos peatones.

Delhi parece una ciudad fantasma, dijo Nishank Gupta, un abogado. Nunca antes había visto la ciudad tan tranquila.

India tiene unos 450 casos de coronavirus, pero su primer ministro, Narendra Modi, advirtió que si no tomaba medidas esto podría hacer que el país retrocediese décadas.

Más de 422.000 personas se han infectado en todo el mundo y cerca de 19.000 han fallecido con COVID-19, la enfermedad provocada por el virus, según el conteo que realiza la Universidad Johns Hopkins.

La esperanza de que Italia, el país con más decesos, pudiese revertir la situación se esfumó el martes cuando las autoridades reportaron una subida tanto de los nuevos casos como de muertos. En la capital de España, Madrid, hay tantos fallecidos que se habilitó una pista de hielo como morgue.

Sin embargo, hay indicios de que las drásticas medidas de aislamiento pueden ralentizar la propagación del virus. En China, la provincia donde se detectó el virus a finales del año pasado, comenzó a levantar su cuarentena poco a poco.

Algunas estaciones de tren y servicios de bus reabrieron en Hubei el miércoles y la gente que pasó controles de salud pudo viajar por fin por primera vez desde enero. En Wuhan, la ciudad en el epicentro de la crisis, se tomarán medidas similares a partir del 8 de abril, aunque los buses y el metro podrían volver a funcionar antes.

En la mayoría de los contagiados, el nuevo coronavirus causa síntomas leves o moderados, como fiebre y tos, que desaparecen en dos o tres semanas. Pero en otros, especialmente gente mayor o con enfermedades previas, puede manifestarse con un cuadro más grave, incluyendo neumonía o la muerte.

Son estos últimos casos, que a menudo requieren ventiladores y cuidados intensivos, los que amenazan con desbordar los hospitales, que en algunos países ya sufren escasez de los equipos necesarios para tratar a los pacientes y mantener a los doctores y enfermeras a salvo.

___

Blake informó desde Bangkok, Tailandia. Periodistas de The Associated Press en distintas partes del mundo contribuyeron a este despacho.

___

The Associated Press recibe apoyo del Departamento de Educación Científica del Instituto Médico Howard Hughes para su cobertura de salud y ciencia. AP es la única responsable de su contenido.