G. Bretaña: confusión sobre medidas contra el coronavirus

La confusión reinaba el martes en Gran Bretaña tras la orden del primer ministro Boris Johnson de suspender durante de tres semanas todas las actividades no esenciales, para ayudar a combatir la dis...

La confusión reinaba el martes en Gran Bretaña tras la orden del primer ministro Boris Johnson de suspender durante de tres semanas todas las actividades no esenciales, para ayudar a combatir la diseminación del coronavirus.

Las calles estaban desiertas, pero algunos trenes del metro estaban llenos. Las peluquerías y barberías estaban cerradas, pero sitios de construcción estaban trabajando. Los padres divorciados se preguntaban si sus hijos podrían continuar viéndolos a ambos.

El gobierno ordenó el cierre de la mayoría de las tiendas, prohibió reuniones de tres personas o más que no vivan juntas, y dijo a todo el mundo, aparte de los trabajadores esenciales, que solamente salgan de sus casas para comprar comida y medicinas o para hacer ejercicios.

Deben quedarse en casa, dijo Johnson en un sombrío discurso a la nación el lunes por la noche.

Pero fotografías mostraron el martes algunos trenes atestados, en medio de la confusión sobre quiénes podían aún acudir a sus trabajos.

Julia Harris, una enfermera en Londres, dijo que su tren matutino hacia su trabajo estaba lleno.

Me preocupo por mi salud más en mi viaje al trabajo que en el hospital, dijo.

La cadena de artículos deportivos Sports Direct dijo que sus tiendas permanecerían abiertas. Sostuvo que vender equipo de ejercicios era un servicio esencial. La compañía revirtió su posición luego de protestas del público y funcionarios.

Muchos sitios de construcción seguían abiertos y los trabajadores de construcción estuvieron entre quienes llenaron los trenes matutinos.

El electricista Dan Dobson dijo que los trabajadores de construcción se sentían furiosos y desprotegidos, pero sentían que tenían que seguir trabajando.

"Ninguno quiere ir a trabajar, todo el mundo temen llevarlo a casa a sus familias, dijo. Pero tienen cuentas que pagar, alquiler que pagar, tienen que comprar comida.

El secretario del Tesoro, Rishi Sunak, defendió la decisión de mantener abiertas las obras en construcción, insistiendo en que puede hacerse de forma segura.

Pero al alcalde de Londres, Sadiq Khan tuiteó: No puedo decirlo más enérgicamente: debemos cesar todo el uso no esencial del transporte público ahora mismo. A las empresas: por favor, ayuden a su personal a trabajar desde casa a menos que sea absolutamente necesario. Ignorar esas reglas significa la pérdida de más vidas.

Gran Bretaña ha registrado 6.650 casos de coronavirus y 335 muertes. Las unidades de cuidados intensivos en Londres, la ciudad más afectada, están inundadas de enfermos de COVID-19.

___

Los periodistas de la Associated Press Danica Kirka y Pan Pylas contribuyeron.