COVID-19: Latinoamérica suma más casos y arrecia medidas

Chile pidió a los mayores de 80 años no salir de sus casas. Ecuador tiene en cuarentena a su presidente. Panamá suspendió todos los vuelos comerciales.

Chile pidió a los mayores de 80 años no salir de sus casas. Ecuador tiene en cuarentena a su presidente. Panamá suspendió todos los vuelos comerciales.

Son parte de las medidas más recientes y hechos en los países de América Latina, a medida que los casos del nuevo coronavirus seguían incrementándose y se registraban nuevas muertes, incluyendo una menor de 13 años en Panamá, en un caso que llamó la atención.

Los gobiernos de la región también lidiaban con mucha gente que se resistía o hacía caso omiso a las cuarentenas y toques de queda impuestos en muchos de los países para contener los contagios.

Temprano, Chile dispuso un confinamiento preventivo para los mayores de 80 tras reportar un aumento de los casos del nuevo coronavirus y un fallecido más, mientras que Panamá suspendía todos los vuelos comerciales por 30 días para frenar el avance de la pandemia, que cobró dos muertos más, entre ellos una menor de 13 años.

Latinoamérica seguía sumando casos de contagios y Ecuador era uno de los países con más incrementos de positivos por COVID-19. El lunes, las autoridades del país andino informaron que ya se contabilizaban 981 y 18 fallecidos, cuatro más que el día anterior. Esto tiene a Ecuador como el segundo país de la región con más contagios reportados hasta el momento, después de Brasil, que registra más de 1.600.

El ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, anunció que el gobierno ha dispuesto 120 millones de dólares para afrontar la emergencia. Más tarde las autoridades anunciaron que el presidente Lenín Moreno, de 67 años, estaba en cuarentena debido a que dos de sus ministros dieron positivo por coronavirus.

El mandatario está dando el mayor ejemplo en el país, es una persona vulnerable que despacha desde su oficina, está haciendo teletrabajo desde su casa, no ha salido, está en una cuarentena por cuidar su salud y la de los ecuatorianos, dijo a la prensa el ministro de Telecomunicaciones, Andrés Michelena.

En Ecuador rige desde hace varios días un estado de excepción. La cifra de procesados por no respetar la cuarentena y el toque de queda hasta el lunes llegó a 841.

Colombia, que reportó recién el tercer fallecimiento por la pandemia, se prepara para entrar en una cuarentena total desde el martes y que se prolongará hasta el 13 de abril.

El ministro de Salud de Chile, Jaime Mañalich, dijo en rueda de prensa que el confinamiento para las personas de 80 años y más es una medida de protección. Son las personas más jóvenes que pueden contagiarlos a ellos, no al revés, afirmó.

Precisó que el alto número de contagiados, 744 y dos fallecidos hasta el lunes, obedece a los miles de exámenes que se realizan a diario para detectarlos y aislarlos. Chile puede aplicar unas 4.000 al día y próximamente llegará a las 10.000. Las últimas 24 horas se realizaron 3.463.

En Argentina, donde se han registrado 266 infectados -entre ellos cuatro fallecidos- y está en vigor una cuarentena hasta el 1 de abril, las autoridades sanitarias informaron el lunes que se ha confirmado el primer contagio de un paciente que en las últimas semanas no estuvo de viaje en el exterior ni mantuvo contacto estrecho con alguien que haya estado fuera del país o con un enfermo. Fue considerado el primer caso de transmisión comunitaria.

Todo el sistema está preparándose para el aumento de casos y para el aumento de demanda del sistema", dijo en una conferencia de prensa Carla Vizzotti, secretaria de Acceso a la Salud. Una de las medidas consiste en la aceleración de la compra de equipamiento médico.

La funcionaria también dijo sentirse preocupada por la violación del aislamiento obligatorio. Las fuerzas de seguridad detuvieron en los últimos tres días a 896 personas que no pudieron justificar con un permiso la salida de sus domicilios y a quienes se les iniciaron causas penales en el marco de los controles que se llevan adelante desde el viernes, cuando comenzó a regir la cuarentena general.

El gobierno boliviano advirtió con declarar estado de sitio en algunas regiones donde los ciudadanos resisten la cuarentena total y obligatoria decretada desde el domingo.

Tenemos problemas para hacer cumplir las restricciones y seremos estrictos, dijo el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, en la ciudad oriental de Santa Cruz, donde se registran 15 de los 27 casos.

Perú, con cinco muertos y 363 infectados por el nuevo coronavirus, inició el lunes la entrega de 108 dólares a 2,7 millones de hogares pobres para soportar los 15 días de cuarentena. Miles de mujeres realizaban extensas colas en oficinas de bancos de zonas pobres para recibir la ayuda.

La agencia penitenciaria peruana informó el lunes que un motín en una cárcel del norte del país dejó dos presos muertos. La revuelta producida en la víspera para reclamar mejores condiciones de vida también provocó 17 heridos.

El fin de semana, motines y e intentos de fuga en cárceles de Colombia por temor a la propagación del coronavirus en las celdas dejó al menos 23 reclusos muertos y más de 80 heridos, principalmente en una prisión en la capital de ese país.

En Guatemala, el presidente Alejandro Giammattei dijo que ya son 19 los casos de personas infectadas con el nuevo virus y una más fallecida. La policía dijo que en el primer día de un toque de queda nocturno el domingo poco más de 900 guatemaltecos fueron detenidos por no acatar la orden de permanecer en sus casas y fueron puestos a disposición de juez.

La dirección de migración también anunció que un vuelo procedente de Estados Unidos con migrantes deportados llegó al país. Estados Unidos, por su parte, evacuó a ciudadanos estadounidenses de Guatemala en dos vuelos chárter, que partieron la mañana del lunes.

Desde Venezuela, donde hay 77 contagiados, el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, dijo en la televisora estatal que el país -que enfrenta una compleja crisis económica y social- dispone de suficientes medicamentos para tratar el COVID-19. Aseguró que también hay 7.000 test diagnósticos y 50.000 pruebas rápidas.

Se informó que el país tiene 23.762 camas: 15.003 en el sector público, 4.759 en las clínicas privadas y 4.000 en hoteles y podrían ser habilitadas de ser necesario. Para los casos críticos se disponen de 1.213 unidades de cuidados intensivos.

Rodríguez defendió la cuarentena general que se activó hace ocho días asegurando que de no haberse impuesto habría hoy 2.000 casos y entre 70 y 80 fallecidos.

Por su parte, el líder opositor Juan Guaidó exigió en conferencia de prensa al gobierno que postergue el pago del Impuesto Sobre la Renta y el Impuesto al Valor Agregado mientras dure la emergencia.

Cuba reportó el lunes que ya tiene 39 casos confirmados con COVID-19. Una personas falleció la semana pasada.

Francisco Durán, el director Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud, explicó que hasta el domingo se ingresó bajo vigilancia en centro de aislamiento unos mil pacientes, mientras 37.000 personas estaban en régimen de cuarentena en sus hogares.

El fin de semana, a pocas horas de que entre en vigor la medida informada por las autoridades de cerrar el acceso a los turistas -y solo permitir el ingreso de ciudadanos y residentes”salieron del país uno 10.200 extranjeros, aunque permanecían en la isla 42.000.

En tanto, UNICEF informó el lunes a través de un comunicado que en América Latina y el Caribe, alrededor de 154 millones menores, más del 95% de los matriculados, se encuentran temporalmente fuera de las escuelas cerradas a causa del COVID-19.

Esta es una crisis educativa sin precedentes en la historia reciente, dijo Bernt Aasen, Director Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe. Si se extiende más el cierre de las escuelas, hay un gran riesgo que los niños y niñas se quedan atrás en su curva de aprendizaje y que los alumnos y alumnas más vulnerables no vuelvan a regresar a las aulas. Es vital que no dejen de aprender desde casa.

En América Latina se reportan de momento más de 4.500 contagiados y más de 50 muertos.

En todo el mundo, más de 350.000 personas se han infectado y más de 15.400 han muerto por el coronavirus, pero la mitad de los que alguna vez fueron contagiados se han recuperado. La mayoría de los enfermos presenta síntomas leves como fiebre o tos, pero las personas mayores o que tienen otros problemas de salud pueden sufrir complicaciones graves.