Preocupan primeros casos de coronavirus en Gaza

La llegada del coronavirus a la Franja de Gaza, un enclave empobrecido donde el sistema de salud está devastado por años de conflicto, generó temores el domingo de que la pandemia pueda atacar a al...

La llegada del coronavirus a la Franja de Gaza, un enclave empobrecido donde el sistema de salud está devastado por años de conflicto, generó temores el domingo de que la pandemia pueda atacar a algunas de las poblaciones más vulnerables del mundo.

Las autoridades en Gaza, que está bajo bloqueo israelí y egipcio desde que el grupo islámico Hamas tomó el poder en 2007, confirmaron sus primeros dos casos de COVID-19, en repatriados que llegaron de Pakistán.

Un brote viral podría causar estragos en el territorio palestino, que alberga a más de 2 millones de personas, muchas de las cuales viven en ciudades estrechas y campos de refugiados. Existen preocupaciones similares sobre una catástrofe si el coronavirus aparece en Siria, Libia o Yemen, naciones devastadas por la guerra.

En la mayoría de los casos, la enfermedad causa sólo síntomas leves como tos y fiebre, pero puede causar problemas más graves, como neumonía, para gente de edad avanzada o con problemas de salud.

Abdelnasser Soboh, director de la oficina en Gaza de la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo que el territorio solo tiene 62 ventiladores y quedan 15 disponibles.

El aislamiento de Gaza probablemente retrasó la llegada del coronavirus, que ha infectado a más de 300.000 personas en todo el mundo y matado a más de 13.000.

Varios países del Medio Oriente han sellado sus fronteras y han ordenado el cierre de negocios no esenciales, suspendido el transporte público, cerrado mezquitas y escuelas y han ordenado toques de queda nocturnos.

En Irán, el líder supremo rechazó el domingo la asistencia estadounidense para combatir el coronavirus, citando una infundada teoría de la conspiración sobre que el virus podría haber sido fabricado en Estados Unidos.

Irán está sujeta a duras sanciones estadounidenses que impiden al país vender su petróleo y acceder a los mercados financieros internacionales, lo cual ha afectado su economía desde hace años.

El ayatola Ali Jamenei, de 80 años, hizo eco de la teoría de la conspiración utilizada cada vez más por las autoridades chinas.

No sé cómo de real es esta acusación, pero si existe, ¿quién con dos dedos de frente confiaría en ustedes para traer medicación?, dijo Jamenei. Posiblemente su medicina sea una forma de extender más el virus.

Sin ofrecer pruebas, también afirmó que el virus se ha construido para Irán de forma específica utilizando datos genéticos de iraníes que han obtenido por diversos medios.

En ningún lugar del mundo se han presentado pruebas científicas que respalden esas afirmaciones. Un portavoz del gobierno chino tuiteó este mes que podría ser el Ejército de Estados Unidos el que trajo la epidemia a Wuhan.

Wuhan es la ciudad china donde se detectaron los primeros casos de la enfermedad en diciembre. El presidente Donald Trump varias veces ha mencionado públicamente al virus chino o de Wuhan, a pesar de que la Organización Mundial de la Salud emplea el término COVID-19 para describir la enfermedad que produce. Incluso un senador estadounidense ha difundido la teoría infundada de que el virus es un arma biológica de fabricación china.

Los científicos aún no han determinado con exactitud cómo se produjeron las primeras infecciones en personas. Las pruebas apuntan a que se originó en murciélagos.

El ayatolá hizo sus declaraciones del domingo en un discurso en Teherán emitido en vivo el domingo a todo Irán con motivo del Nowruz, el Año Nuevo Persa.

Irán tiene más de 21.600 casos confirmados del nuevo coronavirus, con 1.685 muertes confirmadas. Es uno de los países más afectados.

___

Periodistas de The Associated Press de toda la región contribuyeron a este despacho.