TV estatal iraní: Jamenei indultará a 10.000 presos más

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, indultará a 10.000 reos más en un aparente esfuerzo por frenar el coronavirus, informó la televisora estatal iraní el jueves.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, indultará a 10.000 reos más en un aparente esfuerzo por frenar el coronavirus, informó la televisora estatal iraní el jueves.

Entre las acciones para detener la propagación del virus, que ha causado ya más de 1.100 muertos en el país, Irán había decretado la libertad provisional de otros 85.000 reclusos.

Por otra parte, Emiratos írabes Unidos amplió su lista de personas que tienen prohibida la entrada al país a todos los residentes que están en el extranjero. La decisión afecta a gente que tiene casa, hijos, cuantas bancarias o trabajos allí, pero que estaban viajando o fuera del país. El veto entrará en vigor a mediodía del jueves y durará al menos dos semanas. Solo los ciudadanos emiratíes podrán regresar.

Emiratos, donde se encuentran Dubái y Abu Dabi, tiene 113 casos confirmados de COVID-19, la enfermedad provocada por el coronavirus. Además, anunció que se suspende la emisión de nuevos permisos de trabajo, incluyendo los de conductores y empleadas domésticas, hasta nuevo aviso.

Una de las peculiaridades de la nación es que apenas un 10% de su población, cerca de un millón de personas, son emiratíes. El 90% restante son residentes extranjeros que mueven su economía y mantienen el país en marcha. Ocupan la inmensa mayoría de los puestos de trabajo en construcción, transporte, ventas, medicina, educación y otros sectores clave.

Oriente Medio tiene alrededor de 20.000 casos confirmados de coronavirus, la mayoría de ellos en Irán o con origen allí.

El virus causa síntomas leves o moderados, como tos o fiebre, en la mayor parte de los infectados. En algunos casos, especialmente en ancianos o gente con patologías previas, puede derivar en cuadros más graves, incluyendo neumonía. La inmensa mayoría se recuperan en semanas.

Para animar a la gente a quedarse en casa, el portavoz del Ministerio de Salud de la República Islámica, Kianoush Jahanpour, dijo en redes sociales que el virus infecta a una media de 50 iraníes por hora y que cada diez minutos fallece uno.

Tomen decisiones inteligentes sobre viajes, visitas y reuniones, escribió en Twitter mientras las autopistas seguían colapsadas con personas que iban a ver a sus familias antes del Año Nuevo Persa, llamado Nowruz, que se celebra el viernes.

Según el reporte de la televisora estatal, que citó al vocero judicial Gholamhossein Esmaili, 10.000 presos _ entre los que había un número desconocido de encarcelados por cuestiones políticas, activismo o libertad de expresión _ se beneficiarán de una amnistía por un decreto de Jamenei con motivo del año nuevo.

Jamenei, que tiene la última palabra en todas las cuestiones de Estado, suele indultar a reclusos de forma ocasional. El año pasado, perdonó a más de 50.000 por el 40 aniversario de la Revolución Islámica de 1979.

Las naciones occidentales instaron a Teherán a liberar a ciudadanos con doble nacionalidad, entre otros, alegando que están siendo utilizados como monedas de cambio en negociaciones.

Entre los que recuperaron la libertad de forma temporal estaba Nazanin Zaghari-Ratcliffe, un británico-iraní que llevaba años retenido por acusaciones criticadas internacionalmente. Zaghari-Ratcliffe, quien trabaja para la fundación benéfica Thomson Reuters fue arrestado en 2016 por supuestamente tratar de derribar al gobierno mientras viajaba con su hija pequeña.

En Líbano, el último vuelo comercial llegó al aeropuerto internacional de la capital, Beirut, procedente de Estambul el miércoles en la noche antes de la entrada en vigor a medianoche de una cuarentena que se prolongará por dos semanas. El gobierno cerró el aeródromo, puertos y fronteras y ordenó a los ciudadanos que no salgan de sus casas en un intento por contener el virus. Por el momento, Líbano tiene cuatro decesos y 133 contagiados.

La mayoría de los negocios privados, restaurantes e instituciones gubernamentales del país también recibieron la orden de cerrar, que exime a panaderías, supermercados y a algunos bancos.

En Pakistán, los templos dedicados a santos sufíes en la capital, Islamabad, y en otras partes del país quedaron cerrados. Además, se prohibieron las visitas a museos y lugares arqueológicos y turísticos mientras el número de enfermos de COVID-19 subió a 301 personas, en su mayoría peregrinos que había viajado a Irán.

___

Batrawy informó desde Dubái, Emiratos írabes Unidos. Los periodistas de The Associated Press Munir Ahmed en Islamabad, Pakistán, y Sarah El Deeb en Beirut, Líbano, contribuyeron a este despacho.