Celebración de año nuevo en Irán afligida por virus

En esta época del año, los serpenteantes pasillos y galerías del Gran Bazar y otros mercados de Teherán estarían llenos de clientes que se apresuran para conseguir provisiones antes del año nuev...

En esta época del año, los serpenteantes pasillos y galerías del Gran Bazar y otros mercados de Teherán estarían llenos de clientes que se apresuran para conseguir provisiones antes del año nuevo persa, el Nouruz, una importante celebración en Irán cuando el país entero se va de vacaciones.

En lugar de eso, la mayoría de los locales bajaron los postigos. Los comerciantes que mantenían sus tiendas abiertas cuidadosamente tomaban el efectivo y tarjetas de débito entre su índice y pulgar de los preocupados clientes con mascarillas.

El nuevo coronavirus ha devastado a Irán y presionado a sus hospitales con los 17.000 casos confirmados y más de 1.100 muertes. También ha reducido el antiguo festejo del Nouruz, que celebra el inicio de la primavera, y ha desacelerado aún más la economía de la República Islámica.

Sin embargo, aunque falta la tradicional temporada de compras, los iraníes no parecían acatar las advertencias de los funcionarios de salud de quedarse en casa y evitar las multitudes para contener el riesgo de propagar todavía más el virus.

Para nada es como años previos, dijo Mohammad Khademi, comerciante de prendas en la plaza Baharestan, en el centro de Teherán. Ningún cliente viene.

Los días de negación le dieron al virus suficiente tiempo para propagarse en Irán cuando el país marcó el mes pasado el aniversario 41 de la Revolución Islámica de 1979 con manifestaciones masivas y luego tuvo elecciones parlamentarias en las que las autoridades desesperadamente intentaron aumentar la participación. Ahora, la televisión estatal dice que el virus podría matar a millones y un edicto religioso del martes prohibió el viaje innecesario.

Los mercaderes de Irán _ la también llamada clase bazaari _ desde hace mucho son una fuerza política. Los mayores entre ellos dicen que sólo recuerdan una ocasión previa en la que cerraron tantas tiendas.

Me recuerda cuando las tiendas se pusieron en huelga contra el sha Mohammad Reza Pahlavi hace unos 40 años, dijo Reza Jahani, un pescador. Esa huelga provocó la Revolución Islámica de 1979, que llevó a la teocracia chií de Irán y al gobierno civil que el país tiene en la actualidad.

En esta ocasión, los cierres parecen ser por temores del virus _ un temor que probablemente le cueste a la economía iraní, ya afectada por las sanciones de Estados Unidos impuestas después de que el presidente Donald Trump unilateralmente retirara a Estados Unidos del acuerdo nuclear de Teherán con las potencias mundiales en 2018.

La pandemia del coronavirus ha infectado a más de 204.000 personas y matado a más de 8.200 en todo el mundo.

La enfermedad COVID-19 provoca síntomas leves o moderados para muchos y la gran mayoría se recupera. Algunas personas, especialmente ancianos o con problemas médicos previos, pueden sufrir complicaciones como la neumonía

___

Los periodistas de Associated Press Saeed Sarmadi y Mehdi Fattahi en Teherán contribuyeron a este despacho.