Grecia usa gas lacrimógeno contra migrantes en la frontera

La frontera entre Grecia y Turquía registró nuevos enfrentamientos en la madrugada del miércoles luego de que 500 migrantes intentaron saltar una cerca fronteriza para entrar a suelo europeo.

La frontera entre Grecia y Turquía registró nuevos enfrentamientos en la madrugada del miércoles luego de que 500 migrantes intentaron saltar una cerca fronteriza para entrar a suelo europeo.

La policía griega dijo que empleó gases lacrimógenos para repeler el intento de entrada al sur del paso fronterizo de Kastanies. Las autoridades turcas respondieron disparando gases lacrimógenos hacia la frontera griega, añadieron. Los enfrentamientos comenzaron a las 02:00 de la madrugada y se prolongaron por cerca de dos horas.

Se estima que unos 2.000 migrantes siguen acampados en la frontera entre las dos naciones, semanas después de que Turquía declaró la apertura de sus fronteras con Europa y animó a los migrantes y refugiados que viven en el país a tratar de cruzar a Grecia, que forma parte de la Unión Europea.

Decenas de miles de personas se dirigieron a la zona a pesar de la insistencia de que su frontera oriental, que también es la frontera externa de la UE, estaba cerrada. La iniciativa se produjo tras meses de amenazas del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, de que abriría sus fronteras y permitiría el paso de millones de refugiados a territorio comunitario a menos que Bruselas proporcionase más ayuda para atenderlos en su país.

La UE dice que está cumpliendo su parte del acuerdo firmado en 2016 con Ankara por el que proporciona miles de millones de euros en fondos a cambio de que se encargue de más de 3,5 millones de refugiados de la vecina Siria.

La violencia en la frontera comenzó horas después de una videoconferencia a cuatro ofrecida por Erdogan con los mandatarios de Francia, Alemania y Gran Bretaña para tratar la crisis migratoria.

Los cuatro líderes también comentaron formas de resolver el conflicto en Siria y entregar ayuda humanitaria en la asediada provincia siria de Idlib, según un comunicado de la oficina de Erdogan, que no dio más detalles en un primer momento.

La teleconferencia entre Erdogan, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Boris Johnson, se organizó después de que los líderes europeos cancelaran sus planes de viajar a Estambul debido a la crisis del coronavirus.