Miami: Condenan a líderes del Clan Rincón por narcotráfico

Dos hermanos cuyas familias son propietarias de una de las minas de esmeraldas más importantes de la región colombiana de Boyacá fueron condenados a cerca de 20 años de prisión por conspirar con ...

Dos hermanos cuyas familias son propietarias de una de las minas de esmeraldas más importantes de la región colombiana de Boyacá fueron condenados a cerca de 20 años de prisión por conspirar con fabricantes de cocaína para ingresar miles de kilogramos de esa droga a Estados Unidos.

El juez federal Rodney Smith sentenció el lunes a Pedro Nel Rincón-Castillo, el líder del Clan Rincón, a 235 meses de prisión; y a su hermano Omar Rincón-Castillo, a 210 meses de cárcel.

En enero ambos colombianos, de 53 y 50 años respectivamente, se habían declarado culpables de participar en una asociación ilícita para distribuir más de cinco kilogramos de cocaína a sabiendas de que la droga sería transportada a Estados Unidos.

Otro de los participantes de la trama, José Rogelio Nieto Molina, fue condenado en noviembre pasado a 14 años de prisión. La sentencia de Horacio Triana está pautada para el 28 de abril, y la de Gilberto Rincón para el 4 de mayo.

De acuerdo con documentos judiciales, las principales exportaciones de Boyacá son las esmeraldas y la cocaína. Gran parte de las esmeraldas de todo el mundo provienen de esa región montañosa central colombiana, donde también abundan campos de cacao y laboratorios que fabrican la cocaína para exportarla.

Pedro y Omar Rincón-Castillo son parte de una familia conocida como el Clan Rincón, propietaria de minas de esmeraldas en Boyacá. El clan es poderoso y tiene influencia en la región, según documentos de la fiscalía federal.

A comienzos de los años 2000, guerrilleros de las ahora desaparecidas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) demandaban el pago de sobornos a los dueños de plantaciones de cacao, propietarios de laboratorios de drogas y de minas de esmeralda. Para frenar esto y sacar de la región a las FARC, Pedro Rincón-Castillo organizó la intervención del grupo paramilitar de derecha Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), enemigo del grupo guerrillero.

Las AUC demandaban también una compensación por sus servicios y querían que se las pagaran los dueños de minas de esmeraldas, según los documentos judiciales. Pero a través de los hermanos Rincón y otros de sus integrantes, el Clan Rincón propuso a las AUC que cobrara por sus servicios a los propietarios de plantaciones de cacao y a los dueños de laboratorios de cocaína; y los líderes paramilitares aceptaron.

Con la ayuda y aprobación del Clan Rincón, los dueños de campos de cacao y de laboratorios de drogas pagaban a los miembros de la AUC para que los protegieran. Esto les permitió a los laboratorios seguir con las actividades delictivas y la exportación de miles de kilogramos de cocaína desde Colombia hacia Estados Unidos, de acuerdo con la fiscalía federal.