EEUU: Desinformación extranjera azuza temores por el virus

El gobierno de Donald Trump afirma que existe una campaña extranjera de desinformación para generar miedo en Estados Unidos durante la pandemia del coronavirus, indicaron el lunes tres funcionarios ...

El gobierno de Donald Trump afirma que existe una campaña extranjera de desinformación para generar miedo en Estados Unidos durante la pandemia del coronavirus, indicaron el lunes tres funcionarios estadounidenses.

Funcionarios federales comenzaron el domingo a hacer frente a lo que dijeron era un intento deliberado de una entidad extranjera de sembrar temor de que habría una cuarentena a nivel nacional debido al virus. Las agencias gubernamentales actuaron coordinadamente esa noche para desmentir que hubiera planes así, mientras intentaban tranquilizar a un país ya de por sí muy nervioso por las alteraciones a la vida diaria provocadas por la pandemia.

Los tres funcionarios federales, que hablaron a condición de guardar el anonimato para poder declarar sobre asuntos delicados, no dieron el nombre de la entidad extranjera que creen es la responsable.

Se desconoce si el intento de desinformación está relacionado con las quejas de funcionarios gubernamentales en los últimos días de que China estaba divulgando información errónea acerca de Estados Unidos.

La semana pasada, el Pentágono acusó al gobierno chino de difundir teorías de conspiración falsas y absurdas acerca del origen del COVID-19 en las que culpaba a militares estadounidenses.

En una conferencia de prensa el lunes, Trump dijo que es posible que haya algunas entidades extranjeras jugando juegos, pero añadió que ello era irrelevante porque él no ordenaría un confinamiento en todo el país.

En este momento no es a nivel nacional, señaló. Dijo que no hay restricciones para viajar dentro de Estados Unidos, pero hacemos evaluaciones cada día.

La víspera, el Consejo de Seguridad Nacional (NSC, por sus siglas en inglés) tuiteó que los rumores difundidos por mensaje de texto de una cuarentena nacional son falsos. No hay una orden de confinamiento a nivel nacional. El NSC alentó a los estadounidenses a atender las directrices gubernamentales oficiales.

Los estados y ayuntamientos han prohibido las reuniones públicas multitudinarias, ordenado el cierre de escuelas, bares y restaurantes, y le recomendaron a la gente mantenerse a cierta distancia de otras personas con el fin de reducir la propagación del virus.

El doctor Anthony Fauci, el principal experto nacional en enfermedades infecciosas, dijo que los estadounidenses deberían disminuir fuertemente las salidas de sus hogares, pero no indicó que el gobierno ordenaría una medida así. Se le preguntó específicamente si le gustaría que se implementara un confinamiento a nivel nacional.

Yo creo que los estadounidenses deberían estar preparados a que van a tener que resguardarse significativamente más de lo que estamos haciendo como país, respondió Fauci, integrante del equipo especial de la Casa Blanca para combatir la propagación del coronavirus. Encabeza el Instituto Nacional de Enfermedades Alérgicas e Infecciosas en los Institutos Nacionales de Salud.

Por otro lado, funcionarios de seguridad nacional dijeron el lunes que había habido un ciberincidente relacionado con las redes de cómputo del Departamento de Salud y Servicios Humanos, pero que éstas operaban normalmente. No proporcionaron detalles sobre el alcance de lo sucedido, pero el secretario Alex Azar dijo posteriormente que las redes no habían sido penetradas desde el exterior y que el departamento ha tomado medidas enérgicas de defensa.

Se sigue investigando el origen de este incremento en la actividad, pero no hubo robo de datos, señaló.

Aunque los funcionarios no mencionaron una entidad específica responsable de la campaña de desinformación, las autoridades de inteligencia estadounidenses han advertido repetidas veces que Rusia, China, Irán y otros países están involucrados en intentos de influenciar las políticas estadounidenses y a los votantes en las elecciones.

___

Los periodistas de The Associated Press Michael Balsamo en Washington, David Klepper en Providence, Rhode Island, y Beatrice Dupuy en Nueva York contribuyeron a este despacho.