Muere por coronavirus un miembro de asamblea clerical iraní

Un miembro de 78 años del órgano clerical iraní que elige al líder supremo del país murió por la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus, según reportaron el lunes agencias de noticias. El ...

Un miembro de 78 años del órgano clerical iraní que elige al líder supremo del país murió por la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus, según reportaron el lunes agencias de noticias. El creciente brote ha infectado también a otros miembros destacados de las instituciones iraníes.

Más de 14.000 personas se han contagiado en Irán y más de 700 han muerto, con más de un centenar de fallecidos en las últimas 24 horas. Las cifras reales podrían ser aún mayores, dado que los reportes del gobierno se han visto cuestionados.

Para la mayoría de la gente, el nuevo virus causa síntomas leves o moderados como fiebre y tos. Para algunos, especialmente ancianos y personas con problemas de salud previos, puede causar complicaciones más graves como la neumonía.

La inmensa mayoría de los enfermos se recuperan. Los que sufren síntomas leves se recuperan en unas dos semanas, mientras que los pacientes más afectados podrían tardar de tres a seis semanas.

El ayatolá Hashem Bathaei, un miembro moderado y poco conocido de la Asamblea de Expertos, murió por la enfermedad COVID-19 que produce el virus, según las agencias semioficiales Fars y Tasnim.

La asamblea religiosa tiene la autoridad de nombrar o destituir al líder supremo, que tiene la última palabra sobre todas las decisiones importantes del gobierno.

El líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, que tiene 80 años y lleva en el poder desde 1989, apareció en un acto público reciente con guantes desechables, aparentemente como precaución.

El virus ha infectado a ministros del gobierno, parlamentarios, guardias revolucionarios y funcionarios del Ministerio de Salud, agravando el temor a la respuesta de Irán a la pandemia global, que ha infectado a casi 170.000 personas en todo el mundo y matado a más de 6.500.

Más de 77.000 personas se han recuperado.

El funcionario que dirige la gestión iraní de la crisis expresó su preocupación el domingo porque los centros médicos pudieran verse sobrepasados si la cifra de casos sigue subiendo.

Si la tendencia continúa, no habrá capacidad suficiente, dijo Ali Reza Zali, que dirige la campaña contra el brote, n declaraciones citadas por la agencia estatal de noticias IRNA.

Se cree que Irán tiene unas 110.000 plazas en hospitales, 30.000 de ellas en la capital, Teherán. Las autoridades han prometido armar hospitales de campaña si es necesario.

Pese a la creciente cifra de víctimas, muchos iraníes restaban importancia a las preocupaciones por el virus. Las calles de Teherán estaban llenas de gente el domingo, con mucha gente comprando entiendas y pocos indicios de compras de pánico.