Agencia ONU: Interceptados 300 migrantes en aguas libias

La guardia costera libia interceptó ante la costa mediterránea del país a más de 300 migrantes que intentaban llegar a Europa y los devolvió a la capital, Trípoli, según dijo el domingo la agen...

La guardia costera libia interceptó ante la costa mediterránea del país a más de 300 migrantes que intentaban llegar a Europa y los devolvió a la capital, Trípoli, según dijo el domingo la agencia migratoria de Naciones Unidas.

La mayoría de los 301 migrantes, que viajaban en tres embarcaciones interceptadas el sábado, fue trasladada a centros de detención en Libia, dijo la Organización Internacional para las Migraciones. Algunos lograron escapar en el punto de desembarco cuando los botes fueron devueltos a tierra, indicó la agencia en Twitter.

Es inaceptable que esto continúe pese a las reiteradas peticiones de que se ponga fin a la devolución de personas a la detención y el abuso, dijo Safa Msehli, portavoz de la OIM.

Libia, que se sumió en el caos tras el alzamiento de 2011 en el que el veterano dictador Moamar Gadafi fue derrocado y asesinado, se ha convertido en un importante punto de tránsito para los migrantes árabes y africanos que tratan de llegar a Europa huyendo de la pobreza y la guerra.

La mayoría de los migrantes hace el peligroso viaje con botes de goma inseguros y mal equipados. La OIM indicó este mes que su estimación de personas fallecidas cuando intentaban cruzar el Mediterráneo había alcanzado la macabra cifra redonda de 20.000 muertes desde 2014.

En los últimos años, la Unión Europea ha colaborado con los guardacostas y otras fuerzas libias para frenar el flujo de migrantes.

Grupos de derechos afirman que esos esfuerzos han dejado a los migrantes a merced de brutales grupos armados o confinados en centros de detención abarrotados y en malas condiciones, donde no hay suministros adecuados de comida y agua.

La UE acordó este año poner fin a una operación contra traficantes de personas que implicaba solo aeronaves de vigilancia, y desplegar en su lugar buques militares para vigilar el cumplimiento de un embargo armamentístico de Naciones Unidas, considerado clave para reducir la guerra en Libia pero que sufre violaciones generalizadas.