Naciones Unidas
Sesión en la Asamblea General de las Naciones Unidas. ARCHIVO

La ONU prepara unas de sus más importantes sesiones en la historia, no sólo porque acogerá el mayor número de jefes de Estado y de gobierno que haya recibido en décadas, sino porque adoptará la agenda que guiará el desarrollo del mundo en los próximos 15 años.

La numerosa asistencia supera incluso a la del 50 aniversario de este organismo En su aniversario número 70, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) abrirá el plenario de la Asamblea General con un desfile deslumbrante de líderes mundiales, que suman más de 160 jefes de Estado y de gobierno, y que representan la multiplicidad y diversidad de las 193 naciones que componen su membresía.

El 28 de septiembre, la Asamblea General escuchará en una misma mañana los discursos de los presidentes Barack Obama (Estados Unidos), Vladimir Putin (Rusia) y Xi Jinping (China). Más tarde el de Hasan Rouhani (Irán), Francois Hollande (Francia) y Raúl Castro (Cuba).

Ese mismo día será también un escaparate para los presidentes latinoamericanos: La brasileña Dilma Rousseff, la argentina Cristina Fernández, la chilena Michelle Bachelet y el mexicano Enrique Peña Nieto ofrecerán su discurso ante el plenario.

La numerosa asistencia a esta Asamblea General supera incluso a la del 50 aniversario de este organismo, celebrada de manera simbólica en el año 2000.

Entre los temas sobresalientes, que los mandatarios no podrán evadir, destacan el cambio climático, la crisis de los inmigrantes en Europa, la desaceleración de la economía del mundo y el conflicto en Siria, que se ha extendido por más de cuatro años.

Por si el desfile de líderes mundiales no fuera suficiente, el viernes 25 de septiembre el Papa Francisco enviará un mensaje desde la Asamblea General, aunque no formará parte oficial de la sesión de este organismo de la ONU.

Además de los temas acuciantes comunes a los líderes políticos, Francisco podría también abordar otra serie de preocupaciones que ha expresado durante su Papado, como la pobreza, la desigualdad y el rostro rapaz del capitalismo.

Tras la alocución del pontífice, el viernes 25 de septiembre, comenzará la sesión de tres días para aprobar la agenda social hacia el año 2030 y que sustituirá a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que de 1990 a 2015 se fijaron como meta principal disminuir a la mitad la pobreza del mundo.