Estado de Washington prohíbe concentraciones públicas

El estado de Washington prohibió el miércoles las concentraciones de más de 250 personas para toda la zona metropolitana de Seattle, a fin de frenar la propagación del coronavirus en una localidad...

El estado de Washington prohibió el miércoles las concentraciones de más de 250 personas para toda la zona metropolitana de Seattle, a fin de frenar la propagación del coronavirus en una localidad que ya ha registrado 24 muertes por la enfermedad.

La orden emitida por el gobernador Jay Inslee abarca 4 millones de habitantes, pero no incluye lugares de trabajo o planteles educativos, aunque sí abarca circunstancias como los eventos deportivos.

El estado de Washington tiene la mayor concentración de casos de coronavirus en Estados Unidos. Diecinueve de esos casos provenían de un mismo hogar asistencial y las autoridades en el condado King, en Seattle, han señalado que el virus se ha propagado a por lo menos 10 de ese tipo de instalaciones. Los ancianos y los enfermos son los más vulnerables.

Esta no es una simple gripe, advirtió Inslee. Esto exige una respuesta que sea proporcional al nivel de peligro.

La orden, que estará vigente por lo menos hasta finales de marzo, surge en momentos en que autoridades de todo el país están prohibiendo o desalentando las concentraciones públicas. Muchas universidades ahora han instruido a los maestros a dar sus clases por internet, y el director de enfermedades contagiosas del gobierno estadounidense ha advertido que lo peor está por venir.

El número de casos en Estados Unidos ya supera el millar y el número de muertes asciende a 31. Las autoridades estadounidenses están tratando de erigir zonas de contención y pedirle a la población que limite el contacto físico con otras personas. Ahora más de la mitad de los estados tienen casos, y Arkansas y Nuevo Mexico han reportado sus primeros casos.

Las autoridades en San Francisco aconsejaron a la ciudadanía cancelar eventos de 50 o más personas y prohibieron reuniones no esenciales de 50 personas o más en el Ayuntamiento, centro de convenciones, centros de artes escénicas y varias otras instalaciones propiedad de la ciudad durante las próximas dos semanas. El condado Santa Clara de California, donde se ubica San José y Silicon Valley, prohibió reuniones de 1.000 personas o más.

El gobernador de Kentucky, Andy Besehar, exhortó a las iglesias a cancelar servicios en el estado.

No creo que si vas o no a la iglesia durante este periodo sea una prueba a la fe, dijo. Creo que Dios nos da la sabiduría para protegernos y debemos hacer esto.

Escuelas y centros de oración fueron cerrados en New Rochelle, un suburbio de la ciudad de Nueva York, epicentro del mayor grupo de casos conocido en el país, con más de 100.

UCLA, Yale y Stanford estaban entre las universidades que anunciaban planes para enviar a los estudiantes a casa y que asistieran remotamente a clases.

Después de hacerlo Boston y Filadelfia, Chicago canceló su desfile del Día de San Patricio, mientras que se pospuso el festival de música Coachella que atrae a decenas de miles de personas al desierto de California cerca de Palm Springs cada abril. En lugar de su conferencia bianual que recibe a 100.00 personas en Salt Lake City, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días tendrá su reunión por internet y televisión.

En muchas personas, el nuevo coronavirus sólo provoca síntomas moderados, como fiebre y tos. En algunos, en particular adultos mayores y personas con problemas de salud ya existentes, puede causar enfermedades más graves, como neumonía. La gran mayoría de las personas se recuperan del nuevo virus, como sucedió con la mayoría de los infectados en China, el país de origen del virus.

El gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, declaró un estado de emergencia cuando los casos en el estado aumentaron a 92, 70 ahora vinculados a una reunión del mes pasado con la compañía biotecnológica Biogen en un hotel en el centro de Boston.

Una mujer de un suburbio de Houston viajó desde Italia después de dar positivo y ahora todos en los dos vuelos que tomó podrían estar en riesgo.

Varios empleados aeroportuarios también lidian con el brote y muchos empleados de Administración de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos en el aeropuerto de San José dieron positivo. Los otros empleados de la TSA que estuvieron en contacto con ellos en los últimos 14 días están bajo cuarentena, dijo la agencia.

El gobernador de California, Gavin Newsom, exhortó a los casi 40 millones de residentes a evitar eventos deportivos, conciertos y otros eventos multitudinarios, y recomendó a las personas mayores a mantenerse alejados de los cruceros.

___

Rodriguez reportó desde San Francisco. Contribuyeron a esta nota los corresponsales de AP Rachel La Corte en Olympia, Washington; Jake Seiner en Surprise, Arizona; Steve LeBlanc en Boston; Mike Stobbe y Adam Geller en Nueva York; Edith M. Lederer en las Naciones Unidas; Janie Har, Jocelyn Gecker y Juliet Williams en San Francisco; Robert Jablon en Los íngeles y Ricardo Alonso-Zaldivar en Washington, D.C.

___

El Departamento de Noticias sobre Salud y Ciencia de The Associated Press recibe apoyo del Departamento de Educación Científica del Instituto Médico Howard Hughes. La AP es la única responsable de su contenido.