El Papa Francisco fue recibido este miércoles en el pórtico de la Casa Blanca  por el presidente Barack Obama y su esposa Michelle como un misericordioso pero moderno mensajero de paz, equidad social y defensor del medio ambiente, destacando el pontífice las contribuciones a Estados Unidos.

El entusiasmo en torno a su visita debe ser atribuido no solamente a su papel como Papa sino a su cualidad única como ser humanoUna vez en el jardín tuvieron lugar los honores militares y se ejecutaron los himnos tanto de Estados Unidos como del Vaticano. Primero tomó la palabra el mandatario y luego el pontífice.

Obama le rindió reconocimiento a la figura y al ser humano: "El entusiasmo en torno a su visita debe ser atribuido no solamente a su papel como Papa sino a su cualidad única como ser humano", dijo el mandatario en su discurso de bienvenida en el Jardín Sur ante más de 11 mil invitados, además de miembros del gabinete de Obama e invitados especiales.

Recordó que siendo el primer Papa de las Américas, Francisco pasó a hacer historia igualmente por ser esta su primera visita a Estados Unidos. "Y usted también es el primer Papa en compartir una encíclica a través de una cuenta de Twitter", señaló.

Obama dijo que tanto los católicos como quienes no lo son ven en Francisco "un ejemplo viviente de la enseñanza de Jesús, un líder cuya autoridad moral no deriva de sus palabras sino de sus acciones".

"Usted nos recuerda que ante los ojos de Dios nuestra medida como individuos y sus sociedades no es determinada por la riqueza y el poder o la celebridad, sino que también nos ceñimos al llamado de las escrituras para levantar al pobre y al marginado, a favor de la justicia y contra la inequidad", dijo.

Caracterizó el trabajo pastoral de Francisco como un recordatorio permanente sobre la necesidad de trabajar a favor de estas y otras causas desde una perspectiva de misericordia.

"Eso significa darle la bienvenida al extraño con empatía y un verdadero corazón abierto, desde el refugiado que huye de tierras aquejadas por la guerra, hasta los inmigrantes que dejan sus casas en busca de una mejor vida", dijo.

Obama agradeció a Francisco por su "invaluable apoyo en nuestro nuevo amanecer con Cuba", tras el restablecimiento de relaciones, y que dijo esperar mejores relaciones entre las dos naciones, mayor cooperación hemisférica "y una mejor vida para los cubanos".

Francisco reconoce las contribuciones de los migrantes a EU

En su primer discurso en Estados Unidos, pronunciado en los jardines del South Lawn de la Casa Blanca, el líder católico reconoció las contribuciones de los inmigrantes a Estados Unidos y se pronunció por una sociedad “tolerante e incluyente” que rechace “toda forma de discriminación injusta”.

Como hijo de una familia de inmigrantes, me alegra estar en este país, que ha sido construido en gran parte por tales familiasAnte el presidente estadunidense Barack Obama y más de 11 mil invitados, sostuvo que su visita será oportunidad de “encuentro y diálogo” para escuchar y compartir muchas de las esperanzas y sueños del pueblo norteamericano.

“Como hijo de una familia de inmigrantes, me alegra estar en este país, que ha sido construido en gran parte por tales familias”, señaló el Papa hablando en inglés, durante la ceremonial recepción como jefe de Estado en la jardín sur de la Casa Blanca.

“Señor presidente, los católicos estadunidenses, junto con sus conciudadanos, están comprometidos con la construcción de una sociedad verdaderamente tolerante e incluyente, en la que se salvaguarden los derechos de las personas y las comunidades, y se rechace toda forma de discriminación injusta”, señaló.

El líder de los católicos pidió por ello de los estadunidenses apoyar las iniciativas de la comunidad internacional “para proteger a los más vulnerables de nuestro mundo y para suscitar modelos integrales e inclusivos de desarrollo”.

El Papa indicó que a los católicos estadunidenses les preocupa también que los esfuerzos por construir una “sociedad justa y sabiamente ordenada” respeten sus más profundas inquietudes y su derecho a la libertad religiosa.

“Libertad, que sigue siendo una de las riquezas más preciadas de este país. Y, como han recordado mis hermanos obispos de Estados Unidos, todos estamos llamados a estar vigilantes, como buenos ciudadanos, para preservar y defender esa libertad de todo lo que pudiera ponerla en peligro o comprometerla”, advirtió.

Asimismo, instó a honrar los “compromisos incumplidos” con el medio ambiente y hacer cambios drásticos que aseguren el desarrollo sostenible, porque el problema del cambio climático no puede ser dejado a las futuras generaciones.

Calificó de “prometedora” la iniciativa del presidente Barack Obama para la reducción de la contaminación del aire.

Advirtió que los cambios exigen de parte de todos un reconocimiento “serio y responsable” del tipo de mundo que podría ser dejado no sólo a los propios hijos, sino también a millones de personas “sometidas a un sistema que las ha descuidado”.

Al parafrasear unas “sabias palabras” del líder afroamericano y reverendo Martin Luther King, sostuvo que se puede decir que, ante el medio ambiente: “hemos incumplido algunos compromisos, pero ahora llegó el momento de honrarlos”.

Sin mencionar en específico a Cuba, el Papa destacó los “esfuerzos cumplidos recientemente” para reconciliar relaciones que habían sido rotas y para la apertura de nuevas vías de cooperación al interior de la familia humana.

Francisco estableció que esas iniciativas representan “positivos pasos adelante” en el camino de la reconciliación, de la justicia y de la libertad.

Poco antes de las 09:00 horas local (13:00 GMT), el Papa abandonó en un vehículo cerrado la sede de la nunciatura apostólica en esta ciudad y 15 minutos después