Momento de decisiones difíciles para Sanders

Bernie Sanders tiene que tomar una decisión.

Bernie Sanders tiene que tomar una decisión.

El rostro de la izquierda del Partido Demócrata enfrenta una creciente oposición a su candidatura a la nominación presidencial, una desventaja en la cuenta de delegados y llamados a que dé un paso al costado en las primerias y promueva la unidad con miras a derrotar a Donald Trump en las elecciones generales.

Dos semanas después de perder su condición de líder de las encuestas, Sanders se ve obligado a analizar si vale la pena continuar con una empresa cuesta arriba, ante claros indicios de que la postulación le será esquiva.

El miércoles, Sanders dijo que planea estar el domingo en el debate contra Joe Biden.

El senador no habló a sus partidarios el martes por la noche, tras sufrir un devastador revés en Michigan y duras pérdidas en Missouri y Mississippi. Se atrincheró en su casa de Vermont luego de verse obligado a cancelar un acto en Cleveland debido al coronavirus.

Su rival Biden, mientras tanto, festejaba en Filadelfia, rodeado de jubilosos colaboradores que bebían cerveza. En su discurso invitó a los partidarios de Sanders a que se unan a su causa.

Esta campaña está despegando, dijo Biden. Después del discurso, decenas de miembros de su equipo armaron una fiesta con baile y todo.

Las campañas de Biden y Sanders avanzan en direcciones contrarias, pero parece poco probable que Sanders se retire a esta altura. Este dirigente socialista democrático de 78 años disfruta fajándose con el establishment político por más de que lleve las de perder. Hace cuatro años enfrentó presiones similares en su batalla con Hillary Clinton y siguió dando pelea varios meses antes de retirarse de la contienda y brindar su apoyo a su rival en julio.

El ferviente deseo de los demócratas de derrotar a Trump, no obstante, podría cambiar las cosas. De retirarse temprano, le ahorraría al partido meses de enfrentamientos costosos y problemáticos.

Al mismo tiempo, sin embargo, dejaría a sus apasionados partidarios sin el dirigente que personifica los cambios que buscan. Y hay razones para dudar el que vayan a apoyar a Biden.

Los mismos aliados de Sanders admiten que sus perspectivas a esta altura no son buenas.

Bernie Sanders no puede abandonar el movimiento. Tiene que seguir en la contienda a cualquier costo, sostuvo RoseAnn DeMoro, exdirectora ejecutiva del sindicato nacional de enfermeras y confidente de Sanders. Los héroes no se fabrican. Surgen cuando están arrinconados. Y él está arrinconado.

La aliada más prominente de Sanders en el Congreso, la representante Alexandria Ocasio-Cortez, no puede ocultar su desencanto.

No hay forma de disimularlo. Fue una noche dura, dijo en un post en vivo de Instagram. Es una noche dura para el movimiento en general.

Ya antes de que cerrasen los centros de votación el martes había desasosiego en las filas progresistas. El Comité por una Campaña de Cambios Progresistas emitió por la tarde un comunicado exhortando a Sanders a que no se retirase. Por lo menos no antes del debate del domingo.

Para derrotar a Trump nuestro candidato debe demostrar que tiene resistencia. Esto implica que no puede haber una coronación rápida de Biden, dijo la portavoz del Comité Maria Langholz. Gane o pierda, Bernie debería seguir en las primarias hasta el debate del 15 de marzo como mínimo.

Sanders se encuentra cada vez más aislado en su partido, con un calendario de primarias que no lo favorece en los cuatro estados donde habrá votaciones la semana que viene. Uno de ellos es la Florida, que preocupa mucho a Sanders.

Biden recibió el apoyo de 50 legisladores en los últimos 11 días, en tanto que Sanders festejó solo uno en las últimas tres semanas.

La infraestructura del partido, por otro lado, se está alineando con Biden.

Los números hablan claro. Joe Biden va a ser el candidato demócrata a la presidencia, expresó Guy Cecil, presidente del comité de acción política demócrata Priorities USA. Nuestra organización hará todo lo posible por ayudarlo a derrotar a Donald Trump en noviembre.

Esperamos que otros se nos unan en esta batalla.