Palestinos: bala de ejército israelí mata a joven de 15 años

Soldados israelíes mataron de un disparo a un joven palestino de 15 años durante enfrentamientos cerca de la ciudad cisjordana de Nablus, dijo el miércoles el Ministerio de Salud palestino.

Soldados israelíes mataron de un disparo a un joven palestino de 15 años durante enfrentamientos cerca de la ciudad cisjordana de Nablus, dijo el miércoles el Ministerio de Salud palestino.

Mohammed Hamayel recibió un impacto de munición real en la cabeza durante choques con las tropas israelíes en la localidad de Beita y murió en un hospital poco después, explicó el ministerio. El ejército israelí no realizó comentarios de inmediato sobre el incidente.

Docenas de palestinos protestaban en la zona por lo que consideran que es un plan israelí para confiscar tierra para asentamientos cercanos cuando, según testigos palestinos, el ejército israelí llegó para dispersar la protesta. Los participantes comenzaron a arrojar piedras a los soldados y las fuerzas de seguridad respondieron con gases lacrimógenos y balas de goma, agregaron.

El Ministerio de Salud, sin embargo, dijo que el fallecido fue alcanzado por una bala.

En Cisjordania, ocupada por Israel, los choques entre manifestantes palestinos y el ejército israelí son habituales. Israel suele emplear métodos no letales para dispersar a las masas.

Israel capturó Cisjordania en la Guerra de los Seis Días de 1967, además de Jerusalén Este y la Franja de Gaza, territorios que los palestinos reclaman para un futuro estado.

Peace Now, un grupo que monitorea los puestos avanzados israelíes, dijo a finales del mes pasado que Israel está avanzando con su plan de construir más de 1.700 viviendas para colonos en Cisjordania.

Los progresos se producen semanas después de que el gobierno de Estados Unidos presentó su esperado plan para Oriente Medio, que se alinea con Israel en muchos de los puntos de fricción en el conflicto palestino-israelí.

El plan contempla que Israel anexione partes de Cisjordania, incluyendo sus 120 asentamientos y los 500.000 colonos que viven allí. El documento no concede un estado a los palestinos, pero les ofrece una autonomía limitada en terrenos no ligados, pero solo si cumplen una serie de estrictas demandas que suponen alterar drásticamente la base que han tenido para las negociaciones durante las últimas décadas.