El éxodo de los refugiados sirios
Decenas de refugiados sirios, entre ellos muchos niños, cargan con sus pertenencias hacia la frontera iraquí en un paso cercano a la ciudad de Sahela, a las afueras de Dahouk, en el Kurdistán iraquí (agosto de 2013). S. Baldwin / © ACNUR

La Unión Europea (UE) adoptó este martes el plan de reparto de 120 mil migrantes que están actualmente en Grecia e Italia, pese a la oposición de Hungría, Eslovaquia, República Checa y Rumanía.

El procedimiento  suele ser considerado como una afronta a la soberanía de los países contrariados. La decisión fue tomada por los ministros del Interior de los Veintiocho en una reunión extraordinaria, en Bruselas, que marcó la división de la mancomunidad en la gestión de la crisis de refugiados.

"Nosotros, Hungría, Rumanía y Eslovaquia (somos) contra la mayoría de los países europeos va hacia la adopción de un gesto político vacío e ineficaz", afirmó el titular checo, Milan Chovanec, en su cuenta de la red social Twitter.

El ministro también deploró el cambio de posición de Polonia, que terminó por respaldar la idea.

Ante el persistente rechazo del bloque del este al plan de reubicación, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, sometió la iniciativa a votación por mayoría cualificada.

El procedimiento es poco habitual en las tomas de decisión en la mancomunidad y suele ser considerado como una afronta a la soberanía de los países contrariados.

"Hubíeramos preferido una decisión por unanimidad, pero no ha sido posible. Les dejo imaginar la división que hubiera surgido si no llegáramos a una decisión hoy", justificó el ministro luxemburgués, Jean Asselborn, cuyo país ejerce la presidencia semestral de la UE.

Esperan más avances

El plan adoptado por los Veintiocho determina que cada país podrá decidir de manera voluntaria cuantos migrantes está dispuesto a acoger, en lugar de establecer cuotas obligatorias como quería Bruselas.

No se ha definido un calendario para la reubicación, pero Asselborn aseguró que el proceso podrá arrancar "muy pronto".

La próxima cita ministerial está prevista para el 8 de octubre Por su parte, el comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, advirtió a Grecia e Italia que la solidaridad de sus socios "es una vía de dos direcciones".

Los dos países están bajo presión para mejorar sus sistemas de registro de los recién llegados, identificar a los refugiados y acelerar la deportación de aquellos que se califiquen como migrantes económicos.

La Comisión Europea (CE), autora de la propuesta de reubicación, saludó el resultado de la reunión y señaló que es sólo "parte de una respuesta completa a la actual crisis de refugiados".

"Ahora esperamos que los ministros del Interior avancen en las otras propuestas, incluyendo la lista de países de origen seguros (cuyos nacionales no tendrán derecho a asilo) y la reforma del sistema Dublín (que reglamenta el sistema de asilo europeo)", afirmó la institución en un comunicado.

Ambos puntos serán abordados en la próxima cita ministerial, prevista para el 8 de octubre.

Mañana los jefes de Estado y gobierno de los Veintiocho discutirán medidas para frenar el flujo de migrantes hacia la UE.

Tales medidas incluyen el refuerzo de los poderes de la agencia europea de control de fronteras (Frontex) y el incremento de las ayudas a los países vecinos de Siria, así como al Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas.