Grupos piden liberación de migrantes en EEUU por coronavirus

Grupos defensores de los derechos de los inmigrantes quieren que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) libere a sus detenidos de una prisión estatal de Washington q...

Grupos defensores de los derechos de los inmigrantes quieren que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) libere a sus detenidos de una prisión estatal de Washington que están en alto riesgo por el coronavirus.

En una carta enviada al ICE la tarde del lunes, la Unión Americana de Libertades Civiles de Washington, el Proyecto para los Derechos del Inmigrante del Noroeste y los Servicios Legales de Columbia dijeron que el ICE debería dar libertad condicional a los detenidos mayores de 60 años, embarazadas o quienes sufren padecimientos subyacentes como un sistema inmunológico debilitado, o enfermedad cardiaca o pulmonar. Aquellas personas detenidas son particularmente vulnerables a brotes contagiosos, añadieron.

De momento no está claro cuántos de los detenidos en el centro de detención Northwest del ICE, en Tacoma, con capacidad para 1.575 entran en esa categoría. Un comunicado emitido el martes por el ICE no proporcionó indicio alguno de que la agencia considerara las liberaciones, a menos que las ordenara un juez.

El área de Seattle tiene el peor brote de coronavirus en Estados Unidos, con al menos más una veintena de muertes hasta el martes, casi todas vinculadas a una residencia de ancianos en los suburbios.

El Grupo GEO, un organismo con fines de lucro que dirige la instalación de detención, dijo el martes que no tenía casos confirmados de COVID-19 en la cárcel. La compañía se negó a decir cuántos detenidos o empleados habían mostrado síntomas o habían sido analizados.

En un comunicado enviado por correo electrónico, el ICE dijo de forma similar que no tenía casos confirmados. La agencia se apega a las directrices de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) en cuanto al momento en que los detenidos y empleados deben ser analizados y, para el 3 de marzo, cuatro detenidos cumplían con los criterios. A los empleados les ofrecen equipo de protección, como mascarillas.

Quienes están en alto riesgo pueden permanecer juntos en unidades, dijo la agencia: Los CDC recomiendan automonitoreo en casa para personas en la comunidad que cumplen con el criterio de riesgo epidemiológico, y que no tienen fiebre o síntomas de enfermedad respiratoria. En ambientes de detención, las cohortes sirven como una alternativa al automonitoreo en casa.

La agencia dijo que revisa si los nuevos detenidos tienen COVID-19 y que sus protocolos estipulan aislar medicamente a quienes tienen síntomas leves, mientras que aquellos con síntomas de moderados a severos, o que necesitan un mayor nivel de atención, son transportados a hospitales. Dieciséis de los 20 centros de detención operados por el Cuerpo de Servicios de Salud del ICE tienen cuartos de aislamiento para infecciones transmitidas por aire, agregó.

El ICE trabaja activamente con socios de salud estatales y locales para determinar si algún detenido necesita pruebas o monitoreo adicional para combatir la propagación del virus, dijo la agencia.

Enoka Herat, abogada de inmigración en la ACLU de Washington, dijo que el comunicado de la agencia era inadecuado.

En lugar de hacer algo proactivo y preventivo, esperan el peor escenario, dijo.

A nivel nacional, cada vez existe mayor preocupación sobre cómo un brote del coronavirus en las cárceles podría afectar a presos, y los defensores de los derechos de los inmigrantes en Nueva York exigieron el viernes que ICE proporcione información sobre qué precauciones toma y cómo lidiaría con un brote en sus instalaciones de detención en el estado.

Los jueces de inmigración han lidiado en cómo manejar las audiencias en sus tribunales. Sin directrices del Departamento de Justicia, que dirige el sistema de tribunales de inmigración, el sindicato que representa a los jueces en materia de migración envió el lunes una guía. En ella, incluyó los carteles con la información del coronavirus de los CDC, aconsejaron a los jueces mantener gel desinfectante sobre el estrado y en las mesas de abogados y a limitar el número de personas que pueden ingresar a las salas.

Los defensores también pidieron al Departamento de Seguridad Nacional dejar claro que no realizará operativos de control de inmigración dentro y en los alrededores de hospitales o clínicas médicas. La semana pasada, varios senadores federales demócratas, incluidas Elizabeth Warren y Kamala Harris, enviaron una carta al departamento con el mismo fin.

Las acciones para la aplicación de la ley migratoria, cuando se llevan a cabo dentro o alrededor de hospitales u otras instalaciones médicas, podrían desalentar a inmigrantes que se encuentran en el país de manera ilegal a buscar la atención médica necesaria, se leyó en la carta.

El comunicado del ICE señaló que, salvo en circunstancias inusuales, no realiza operativos en instalaciones médicas y que la gente debería buscar atención si la necesita.

Las cárceles y prisiones en el país han aumentado las revisiones a reclusos, desinfección de celdas y han instado a abogados a disminuir las visitas presenciales para evitar que el nuevo coronavirus se propague entre las vastas poblaciones de reclusos.

Las personas en detención son muy vulnerables a brotes de enfermedades contagiosas, decía una carta de grupos defensores de inmigrantes. Están confinados a cuartos cerrados y, con frecuencia, en mal estado de salud. Sin la participación activa de la administración de NWDC (Northwest), tienen poca capacidad para informarse sobre las medidas preventivas o de implementar dichas medidas si llegan a enterarse de ellas.

Dado que el estado de Washington tiene el peor brote de coronavirus, los grupos también dijeron que el ICE debería frenar cualquier transferencia desde y hacia el centro de detención Northwest. Cualquier respuesta a la enfermedad no debería resultar en aislamientos prolongados o extensos que pudieran violar los derechos de los detenidos, dijeron.

Maru Mora Villalpando, quien monitorea el centro de detención Northwest con el grupo La Resistencia, dijo que uno de los detenidos que fue liberado el viernes había estado en aislamiento médico por motivos no revelados. Reportó que la unidad de aislamiento médico estaba llena.

El hecho de que la unidad esté llena incluso cuando el centro de detención no está en su cupo máximo es una muestra de que las autoridades locales deberían estar haciendo algo, dijo Mora Villalpando. Estamos muy preocupados.

En muchas personas, el nuevo coronavirus provoca síntomas leves o moderados, como fiebre y tos. En algunos, sobre todo en adultos mayores y gente con padecimientos ya existentes, puede causar afecciones más graves, como neumonía.

La mayoría se recupera del virus. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la gente con síntomas leves se recupera en un lapso de dos semanas, mientras que aquellos con síntomas más graves tardan entre tres y seis semanas en recuperarse.