El executivo de una compañía de maní fue sentenciado el lunes a 28 años de cárcel por su responsabilidad en un brote nacional de salmonelosis que, según las autoridades, causó la muerte de nueve personas y centenares de enfermos.

Un juez federal en Georgia sentenció a Stewart Parnell, de 61 años, en lo que se considera la sanción más severa impuesta a un productor en un caso de envenenamiento con alimentos.

El expropietario de la empresa Peanut Corporation of America fue declarado culpable hace un año de surtir a sabiendas producto contaminado con salmonela y falsificar registros de laboratorio en los que se afirmaba que esa mercancía era segura para el consumo humano.

La mantequilla de maní y otros productos de cacahuate provenientes de la planta de Parnell fueron comprados por personas que los utilizaron para hacer bocadillos en galletas o se los dieron como alimento a sus mascotas.

Debido al brote de salmonela ocurrido en 2008 y 2009 la empresa ordenó el retiro a gran escala del producto.