Violencia policial chilena revive con ataque a anciano

Las críticas a la violencia de la policía chilena revivieron el martes con la difusión masiva de imágenes de un agente que golpea una y otra vez a un anciano en el suelo.

Las críticas a la violencia de la policía chilena revivieron el martes con la difusión masiva de imágenes de un agente que golpea una y otra vez a un anciano en el suelo.

El ministro del Interior, Gonzalo Blumel, admitió que hubo un uso excesivo de la fuerza y se limitó a decir que habría una investigación al interior de la policía. No aclaró si el responsable de la golpiza será suspendido de sus funciones y sacado de la calle.

La violencia policial se registró el domingo, mientras se desarrollaba una gigantesca marcha feminista que reunió sólo en la capital chilena a unas 800.000 mujeres, según la vocera oficial Karla Rubilar.

La imagen no ha dejado de generar polémica: Patricio Bao, de 69 años, corre y lanza un puntapié a un policía que detiene a un manifestante en las cercanías de una plaza pública escenario continuo de protestas. El agente suelta a la otra persona y golpea varias veces a Bao, que cae al suelo. Un par de jóvenes intervienen a favor del anciano, y en respuesta una de ellas recibe un golpe en una mano.

En medio de los gritos de las jóvenes, Bao se levanta del suelo e intenta alejarse, pero el policía lo alcanza corriendo, lo aferra con fuerza por el suelo y vuelve a pegarle. Un policía hace amago de calmarlo, pero la paliza prosigue.

El anciano, que debió ser suturado con puntos en la cabeza y en un párpado, según contó él mismo al canal de televisión local TVN, fue detenido y la Intendencia (gobernación) se querelló en su contra.

El ministro de Justicia, Hernan Larraín, dijo que lo sucedido en este caso es chocante.

Varios dirigentes parlamentarios opositores retomaron la idea de acusar constitucionalmente al Ministro del Interior, por ser el responsable de la policía.