Legisladores de Gran Bretaña permiten acceso a Huawei

El gobierno conservador del primer ministro británico, Boris Johnson, derrotó por estrecho margen un intento dirigido por algunos de sus propios legisladores de prohibir que Huawei de China construy...

El gobierno conservador del primer ministro británico, Boris Johnson, derrotó por estrecho margen un intento dirigido por algunos de sus propios legisladores de prohibir que Huawei de China construya parte de la red de telecomunicaciones de alta velocidad del Reino Unido.

Tres docenas de legisladores conservadores apoyaron un llamado a prohibir que firmas de alto riesgo, como Huawei, participen en la red después de 2022.

La medida, que se incluyó en una enmienda a un proyecto de ley de telecomunicaciones, fue derrotada con una votación 306-282 en la Cámara de los Comunes, donde los conservadores tienen una mayoría de 80 escaños.

Gran Bretaña provocó las iras de Estados Unidos cuando anunció en enero que permitiría que Huawei suministrara partes de sus redes celulares de siguiente generación, conocidas como 5G.

Estados Unidos ha prohibido a Huawei por considerarlo un riesgo a la seguridad y afirmar que daría al gobierno chino acceso a datos, y amenazó con dejar de compartir información con países que no hagan lo mismo. Huawei niega que China utilice su equipo para espiar.

El gobierno de Johnson insiste que puede lidiar con cualquier riesgo que represente Huawei. Agrega que compañías de alto riesgo como Huawei no podrán suministrar los componentes medulares de las nuevas redes. Sin embargo, Gran Bretaña permitirá que proveedores de alto riesgo suministren hasta 35% de las redes de radio menos riesgosas de una compañía telefónica.

La oposición conservadora aumenta la presión al gobierno para limitar la participación de Huawei cuando, dentro de unos meses, introduzca nuevas normas sobre seguridad de telecomunicaciones.

El vicepresidente de Huawei, Victor Zhang, dijo que sentía desaliento al escuchar algunas acusaciones sin fundamentos durante el debate del martes.

Agregó que la decisión del gobierno británico fue una decisión basada en evidencia que resultará en una infraestructura de telecomunicaciones más avanzada, más segura y más rentable.