Habría sorpresas en Supermartes por peculiaridad aritmética

Una peculiaridad en la forma en que se ganan y se cuentan los delegados bajo las reglas del Partido Demócrata aumenta las posibilidades de que haya sorpresas en el reparto de delegados en las eleccio...

Una peculiaridad en la forma en que se ganan y se cuentan los delegados bajo las reglas del Partido Demócrata aumenta las posibilidades de que haya sorpresas en el reparto de delegados en las elecciones primarias del Supermartes, pues podría permitirle a un precandidato recuperar rápidamente terreno en la contienda o quedarse más atrás.

Cinco estados _Michigan, Washington, Missouri, Mississippi y Idaho_ celebran primarias demócratas el martes, mientras que Dakota del Norte celebra un caucus. En total, hay 352 delegados en juego. Un precandidato necesita 1.991 delegados para ganar la nominación presidencial demócrata.

Eso significa que esta será la cuarta noche con más delegados en juego en el calendario de las primarias, pero las intrincadas reglas aritméticas de cómo se ganan y cómo se cuentan los delegados bajo las reglas demócratas harán posible que un precandidato coseche un mayor número de delegados con un menor margen de victoria este martes que cualquier otra noche.

Para Bernie Sanders es una oportunidad para alcanzar a Joe Biden, que llega a las primarias con una ventaja de 96 delegados. Para Biden es una oportunidad de marcar lo que podría convertirse en una ventaja insuperable.

Puede parecer complicado, pero no es más que algunas matemáticas básicas y una "extraña" peculiaridad de cómo se ganan los delegados bajo las reglas del partido.

La mayoría de los delegados que se otorguen el martes _65%_ serán otorgados de acuerdo con la forma en que se desempeñen los precandidatos en cada distrito congresual. Se puede pensar en cada distrito como si tuviera un cajón de delegados. También hay dos cajones de delegados en cada estado que se otorgarán con base en la votación general del estado.

El martes, eso significa que habrá 51 cajones de delegados en los seis estados. Un precandidato necesita ganar al menos el 15% del voto total en un cajón para ser "viable", es decir, para calificar para ganar delegados. Ese umbral del 15% significa que es casi seguro que sólo Biden y Sanders ganarán delegados de ahora en adelante.

Primero, las matemáticas: las reglas del partido dicen que cada precandidato viable ganará una proporción de los delegados en cada cajón con base en su parte de los votos emitidos para los precandidatos viables en ese cajón.

Segundo, la peculiaridad: las cajas que tienen un número impar de delegados son imposibles de dividir uniformemente, lo que significa que Sanders o Biden tienen garantizado ganar al menos un delegado más que el otro en esos cajones. Por ejemplo, en un cajón con siete delegados y gracias al redondeo, Sanders podría conseguir cuatro delegados y Biden tres.

Casi dos tercios de los 352 delegados en juego el martes están en cajones con un número impar de delegados, más que en cualquier otra noche con más de una primaria.