Corte israelí rechaza pedido de Netanyahu de retrasar juicio

Un tribunal israelí rechazó el martes una solicitud del primer ministro Benjamin Netanyahu de retrasar el comienzo de un juicio en su contra por corrupción, despejando el camino para que los proced...

Un tribunal israelí rechazó el martes una solicitud del primer ministro Benjamin Netanyahu de retrasar el comienzo de un juicio en su contra por corrupción, despejando el camino para que los procedimientos comiencen la semana próxima, según lo planeado.

Los abogados de Netanyahu habían pedido una postergación, alegando que necesitaban más tiempo para revisar la evidencia. Los fiscales estatales se opusieron a todo retraso y el tribunal aceptó.

Al anular la solicitud, el juez presidente escribió que la primera sesión del 17 de marzo fue solamente una lectura procesal de los cargos y que la respuesta del acusado no era necesaria. Por lo tanto, no había justificación para un retraso.

Netanyahu está acusado de fraude, abuso de confianza y aceptar sobornos en relación con una serie de escándalos que incluyen aceptar obsequios caros de amigos ricos y ofrecer intercambiar favores con magnates de los medios. El líder israelí niega haber hecho algo incorrecto y dice que es víctima de una cacería de brujas orquestada por la prensa.

Los problemas legales de Netanyahu permanecieron en el centro de las elecciones nacionales de la semana pasada, las terceras de Israel en menos de un año. Al igual que las elecciones de abril y septiembre, ésta terminó sin ganadores claros.

En las votaciones de la semana pasada, el Partido Likud de Netanyahu fue el que más votos obtuvo, pero junto con sus aliados religiosos y nacionalistas, obtuvo sólo 58 escaños en la Knéset (Parlamento) cuando necesitaba 61 de los 120 para tener una mayoría.

El oponente de Netanyahu, Benny Gantz, se negó a formar una alianza con él en el gobierno y parece dispuesto a impulsar una iniciativa de ley en el Parlamento entrante que prohibiría a cualquier persona acusada de un delito ser capaz de dirigir un gobierno, lo que en efecto descalificaría a Netanyahu de dirigir el país.

Aunque la forma más directa de salir del punto muerto en cada una de las rondas anteriores era formar un gobierno de unidad, los bandos se han vuelto cada vez enconados entre sí.

El martes, los miembros del Likud se abstuvieron en una votación de procedimiento para aprobar los resultados oficiales de la elección, citando su demanda de un recuento de cientos de votos que están en disputa.

El partido Azul y Blanco de Gantz dijo que la iniciativa sentó un "peligroso precedente" que dañó la legitimidad de la comisión electoral del país.