Xi visita Wuhan por 1ra vez desde inicio de brote de virus

El presidente de China, Xi Jinping, visitó el martes el epicentro del brote de un nuevo coronavirus por primera vez desde la aparición de los primeros casos de una enfermedad respiratoria por entonc...

El presidente de China, Xi Jinping, visitó el martes el epicentro del brote de un nuevo coronavirus por primera vez desde la aparición de los primeros casos de una enfermedad respiratoria por entonces no identificada en la ciudad de Wuhan en diciembre.

La visita coincidió con la vuelta gradual al trabajo de la población en otras partes del país, mientras el coronavirus se expande por el mundo, afectando gravemente a los viajes, a las bolsas y a la economía global. Siguiendo el ejemplo de China, el gobierno de Italia endureció la cuarentena e impuso restricciones para viajar en gran parte del país.

La propagación del COVID-19, la enfermedad causada por el virus, en China puso en tela de juicio el liderazgo de Xi, que estuvo ausente de la escena pública en los primeros días de la crisis. La falta de una reacción rápida se atribuyó a autoridades municipales y provinciales, que han sido reemplazadas.

Medios estatales reportaron que Xi llegó por la mañana a Wuhan, que, como otras ciudades cercanas, estuvo en cuarentena desde finales de enero para tratar de contener la propagación del coronavirus. La mayoría de los pacientes del país están en la ciudad, con más de 80.000 casos confirmados, y las autoridades desplazaron a miles de trabajadores sanitarios a la zona y construyeron centros médicos prefabricados para aislar a los enfermos.

Xi inspeccionará las labores de prevención y control de la epidemia visitará al personal médico, voluntarios, pacientes y otros en la primera línea de la lucha contra el virus, agregaron medios estatales. En medio de las dudas sobre la implicación de Xi, su primer ministro, Li Keqiang, visitó Wuhan a finales de enero.

Aunque la mayoría de los casos siguen estando en China, la proporción desciende a medida que el virus se propaga, especialmente en Europa y Oriente Medio. La batalla para frenarlo supuso la imposición de amplias restricciones: Italia aumentó su prohibición de viajar a todo el país, Israel ordenó que todos los turistas pasen una cuarentena justo antes de la Pascua, y España cerró todas las escuelas en su capital, Madrid, y los alrededores.

Ahora que el virus se ha establecido en tantos países, la amenaza de una pandemia se ha hecho muy real, dijo el presidente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus. La gran ventaja que tenemos es que las decisiones que todos tomamos como gobiernos, empresas, comunidades, familias y personas pueden influir en la trayectoria de la epidemia.

Más de 113.000 personas han contraído el virus en todo el mundo, más de 4.000 fallecieron a causa del COVID-19 y más de 63.000 personas se han recuperado ya. Pero las medidas cada vez más firmes de Italia para contenerlo sirven de advertencia.

No habrá solo una zona roja, dijo el primer ministro, Giuseppe Conte, al anunciar que la cuarentena que afectaba a unos 16 millones de personas en el norte se ampliará a toda la nación a partir del martes.

Italia, con 9.172 casos y 463 decesos, es el segundo país más afectado por el coronavirus. Irán reportó 237 muertos en 7.161 casos, pero muchos expertos temen que el alcance de la enfermedad allí sea mucho más amplio. Corea del Sur confirmó 35 nuevos casos el martes, elevando el total a 7.513, con 53 fallecidos.

En la mayoría de los pacientes, el coronavirus provoca síntomas leves o moderados, incluyendo fiebre y tos, pero puede derivar en una enfermedad más grave, como una neumonía, especialmente en ancianos y gente con patologías previas. Según la OMS, los casos leves tardan unas dos semanas en recuperarse, y los pacientes más graves entre tres y seis.

El número de nuevos casos diarios de COVID-19 en China se redujo pese a que hace apenas un mes eran de miles. El martes, el país registró 19 nuevos pacientes en las últimas 24 horas, la cifra más baja desde que empezó a reportar el total nacional el 20 de enero. China tiene un total de 80.754 pacientes con 3.136 muertes.

Irlanda canceló todos los desfiles por el Día de San Patricio, incluyendo uno en Dublín que suele atraer a medio millón de personas.

En Estados Unidos, donde hay más de 600 contagiados y 26 fallecidos, el crucero Grand Princess atracó en Oakland, California, para que sus pasajeros comiencen una cuarentena de 14 días en suelo estadounidense o en sus naciones de origen. Al menos 21 personas a bordo están infectadas.

___

El Departamento de Salud y Ciencia de The Associated Press recibe apoyo del Departamento de Educación Científica del Instituto Médico Howard Hughes. La AP es la única responsable de todo su contenido.