Perú: cardenal pide cerrar grupo acusado de abusos sexuales

La Iglesia católica de Perú ha comenzado a pronunciarse a favor de la disolución del Sodalicio de Vida Cristiana, un grupo católico peruano ultraconservador cuyo fundador está acusado de abusos s...

La Iglesia católica de Perú ha comenzado a pronunciarse a favor de la disolución del Sodalicio de Vida Cristiana, un grupo católico peruano ultraconservador cuyo fundador está acusado de abusos sexuales a menores.

Cuando una organización religiosa delinquió...desde el punto de vista de abusos sexuales y la parte económica...hay que disolverla, dijo el lunes el cardenal Pedro Barreto, uno de los dos purpurados en Perú.

En declaraciones a la radio local Santa Rosa, aseguró que la Santa Sede ya analiza la disolución, pero no dio más detalles.

Dijo que el problema del Sodalicio radica en que su fundador, Luis Figari, de 72 años, está cuestionado y es una persona pervertida que no puede transmitir la santidad de vida exigida por el papa Francisco.

En 2015, dos periodistas peruanos publicaron un libro de investigación en el que acusaron al fundador del Sodalicio de realizar maltratos psicológicos, físicos y de abuso sexual por 40 años.

Luego, una investigación solicitada por la propia organización en medio de presiones de la comunidad católica -y realizada por dos estadounidenses y un irlandés expertos en asistencia a víctimas- concluyó que Figari era un narcisista paranoide obsesionado con el sexo y con ver a sus subalternos sufrir miedo y humillación.

Los contundentes testimonios recogidos entre exmiembros de ese grupo provocaron la judicialización del caso.

La fiscalía de Perú ha pedido nueve meses de prisión para el fundador del Sodalicio por la gravedad de los delitos imputados y por obstaculizar la justicia debido a que se encuentra fuera del país. Según el Vaticano, Figari vive en la actualidad en Roma.

La fiscalía peruana argumenta que Figari creó una asociación ilícita en el interior del grupo religioso para cometer abusos físicos, psicológicos y sexuales en contra de integrantes adolescentes.

Figari fundó el Sodalicio en 1971 como una comunidad de laicos entre jóvenes de familias de clase media y alta con el fin de reclutar "soldados para Dios".

En Perú el Sodalicio cuenta con colegios, universidades, cementerios e inmobiliarias. El grupo cuenta con unos 20.000 miembros en Sudamérica y Estados Unidos.