Papa Francisco y Raúl Castro
El Papa agradeció a Castro su acogida y los indultos para más de 3,500 detenidos en las cárceles cubanas. NOTIMEX

El Papa Francisco se reunió con el líder histórico de la revolución cubana, Fidel Castro, y posteriormente hizo lo mismo el hermano y actual presidente de isla, Raúl Castro, con quien mantuvo un diálogo en privado en el Palacio de la Revolución de La Habana, que duró aproximadamente 50 minutos, en el segundo día de una gira por Cuba que inició con una misa.

Platicaron sobre grandes temas que enfrenta la humanidad, como el medio ambiente y el sistema económico globalDe acuerdo al vocero del Vaticano, el padre Federico Lombardi, el encuentro con Fidel duró entre 30 y 40 minutos en la residencia de Castro, e intercambiaron libros y platicaron sobre grandes temas que enfrenta la humanidad, como el medio ambiente y el sistema económico global.

Dijo que Francisco obsequió algunos libros al ex presidente cubano, incluidos dos del sacerdote italiano Alessandro Prozatto y uno del padre Amando Llorente, un jesuita que fue profesor del propio Castro.

El líder histórico de la revolución también dio un regalo al pontífice: un libro de la conversación que tuvo hace unos años con el ex sacerdote brasileño Frei Betto, "Fidel y la religión".

Francisco acudió a la residencia de Castro, luego de que en la primera misa masiva lanzara un llamado a que la gente se comprometa con su prójimo y piensen en servir más a las personas que a las ideas.

Francisco visita al presidente cubano, Raúl Castro

Posteriormente, el pontífice cumplió una visita de cortesía al presidente de Cuba, Raúl Castro. Unos 15 minutos antes de las 16:00 horas locales (20:00 GMT), Francisco salió de la sede de la nunciatura apostólica y se dirigió en un automóvil cerrado hasta la sede del gobierno.

El Papa agradeció a Castro su acogida y los indultos para más de 3,500 detenidos en las cárceles cubanasEl presidente saludó primero a los cardenales y dignatarios que acompañan a Francisco y después lo presentó a sus colaboradores. Tras los saludos iniciales comenzó el encuentro privado, en un rincón rodeado de vegetación.

Tras el cara a cara el Papa agradeció a Castro su acogida y los indultos para más de 3,500 detenidos en las cárceles cubanas, con motivo de su visita apostólica.

Luego se pasó a un intercambio de regalos. El líder católico obsequió a Castro un mosaico de la Patrona de Cuba, la Virgen de la Caridad del Cobre, cuyo santuario visitará este lunes en la ciudad de Santiago.

La obra fue realizada por los obreros del Estudio del Mosaico de la Fábrica de San Pedro entre mayo y septiembre de este año. El presidente cubano obsequió, por su parte, un enorme crucifijo realizado simbólicamente con remos atados con cuerdas.

El sumo pontífice, en el patio del Palacio, se despidió y abordó el papamóvil con la ayuda del cardenal de La Habana Jaime Ortega y Alamino, para dirigirse a la catedral.