Juez de EEUU desestima demanda de Huawei contra gobierno

Un juez federal de Texas desestimó la demanda del gigante tecnológico chino Huawei contra una ley estadounidense que prohíbe que el gobierno y sus contratistas utilicen equipo Huawei por razones de...

Un juez federal de Texas desestimó la demanda del gigante tecnológico chino Huawei contra una ley estadounidense que prohíbe que el gobierno y sus contratistas utilicen equipo Huawei por razones de seguridad.

La demanda, presentada en marzo del año pasado, intentaba afirmar que la ley es inconstitucional. Huawei argumentó que la ley seleccionó exclusivamente a la compañía para penalizarla, negarle un proceso justo y representaba una sentencia de muerte.

Sin embargo, una corte falló el martes que la prohibición no es punitiva y que el gobierno federal tiene el derecho de hacer negocios en otras partes.

Huawei, la primera marca tecnológica global de China, está al centro de las tensiones entre Estados Unidos y China por la competencia tecnológica y el espionaje digital. Desde hace años la compañía intenta acallar las acusaciones de que facilita el espionaje chino y que está controlada por el Partido Comunista.

La demanda fue presentada en Plano, Texas, la sede de las operaciones de Huawei en Estados Unidos. Fue desestimada antes de llegar a juicio. Los expertos señalaron que la demanda de Huawei tenía pocas posibilidades, pero que la compañía no tenía muchas opciones más para oponerse a la ley.

Huawei expresó su frustración y dijo que considerará futuras opciones legales.

El gobierno del presidente Donald Trump ha cabildeado agresivamente contra los aliados occidentales para prohibir el equipo de la siguiente generación de Huawei, las redes celulares 5G. Funcionarios del gobierno afirman que Huawei puede dar acceso furtivo a datos al gobierno chino, acusaciones que niega la compañía.

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, también ha criticado a Huawei, incluso el lunes durante una conversación con reporteros en Bruselas, lo que convierte la oposición de Estados Unidos a Huawei en un esfuerzo bipartidista.