Holanda aprueba acuerdo comercial con la UE y Canadá

La cámara baja del Parlamento holandés aprobó el martes por estrecha mayoría un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea y Canadá.

La cámara baja del Parlamento holandés aprobó el martes por estrecha mayoría un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea y Canadá.

La ministra de comercio holandesa Sigrid Kaag, quien asistió al Parlamento para presenciar la votación, sonrió al ver la iniciativa aprobada con 72 votos a favor y 69 en contra.

De haber sido derrotado el acuerdo, hubiera sido un duro golpe para el gobierno liberal del primer ministro Mark Rutte, un acérrimo partidario del pacto y del libre comercio en este país cuya economía desde hace siglos depende de las exportaciones.

Aun así, la victoria del martes podría resultar efímera, pues el Senado holandés tiene que aprobar el pacto y la coalición de Rutte no tiene mayoría allí. La medida será debatida en la cámara alta el mes próximo.

Un resultado negativo dejaría en duda el Acuerdo Económico y Comercial Comprensivo. La mayoría de sus cláusulas han sido implementadas desde el 2017, pero tiene que ser ratificado por todos los parlamentos de la UE para que pueda entrar en vigencia cabalmente.

El pacto elimina casi todos los aranceles aduaneros y aumenta las cuotas para la exportación de ciertos productos en mercados específicos. La UE calcula que el pacto comercial le ahorrará a sus compañías unos 600 millones de euros al año.

La implementación total del pacto es importante para la UE en sus intentos de forjar acuerdos comerciales con otros socios extranjeros, en medio de tensiones en el ámbito comercial, particularmente con Estados Unidos y Gran Bretaña a consecuencia del Brexit.

El Parlamento consideró el acuerdo en dos días de tensos debates la semana pasada. En cierto momento Kaag imploró aprobar la medida en estos tiempos de turbulencia económica y gran incertidumbre.

La ministra añadió que el acuerdo enmarca también los valores compartidos de cómo vemos el futuro de nuestro país: abierto al mundo, pero anclado en la Unión Europea, nuestro hogar europeo.