Niños pequeños caen víctima del conflicto interno en Camerún

Varios niños pequeños estaban entre las 22 personas que murieron en combates durante el fin de semana entre rebeldes separatistas y fuerzas oficialistas en el noroeste de Camerún, informaron habita...

Varios niños pequeños estaban entre las 22 personas que murieron en combates durante el fin de semana entre rebeldes separatistas y fuerzas oficialistas en el noroeste de Camerún, informaron habitantes de la zona.

El gobierno reconoció que algunos de los fallecimientos ocurrieron cuando un tanque de combustible estalló en medio de los combates, provocando un incendio que quemó viviendas y dejó muertos a una mujer y cuatro niños.

Numerosos civiles han caído víctimas del conflicto entre milicias separatistas y fuerzas oficialistas en el noroeste y suroeste de esta nación centroafricana, regiones de habla inglesa.

Las muertes más recientes ocurrieron el viernes en la aldea de Ngarbu en el noroeste, indicaron habitantes de la zona.

Bruno Ngeh, un maestro de 38 años que sobrevivió al ataque, relató que perdió a numerosos familiares en el asalto, incluyendo la tía de su esposa y los ocho hijos de ella. Aseguró que las fuerzas armadas eran las responsables de la masacre.

Mataron a bebés, a mujeres embarazadas, ¿cómo es eso posible?, expresó. A esa gente jamás se les ocurrió que morirían durmiendo, asesinados por el mismo ejército que debería protegerlos.

Ngeh llamó a la comunidad internacional a presionar al gobierno a que ponga fin a la lucha, que ha dejado más de 3.000 muertes desde el 2017.

El gobierno emitió un comunicado informando que ocho miembros de las fuerzas de seguridad realizaron un operativo contra separatistas el 14 de febrero en Ngarbu.

El jefe del ejército teniente general Rene Claude Meke declaró al canal estatal CRTV que las fuerzas armadas se han comportado con profesionalismo en la lucha contra los separatistas.