ONU: Bombardeos de coalición matan unos 30 civiles en Yemen

Bombardeos de la coalición liderada por Arabia Saudí que lucha en Yemen mataron el sábado a más de 30 civiles, entre ellos mujeres y niños, en una provincia montañosa del norte del país, inform...

Bombardeos de la coalición liderada por Arabia Saudí que lucha en Yemen mataron el sábado a más de 30 civiles, entre ellos mujeres y niños, en una provincia montañosa del norte del país, informó la jefa humanitaria de la ONU, quien catalogó los ataques aéreos como espantosos.

Los bombardeos sucedieron horas después que los rebeldes hutíes revelaron que habían derribado un avión de combate de la coalición en la provincia de Jawf.

La agencia estatal de noticias saudí citó al coronel Turki al-Maliki, un portavoz de la coalición, diciendo que se investigaba el posible daño colateral de una operación de rescate en el área luego del derribo de un avión de combate Tornado, perteneciente a la fuerza aérea saudí, la noche del viernes.

Al-Maliki fue citado señalando que el avión brindaba apoyo aéreo a las fuerzas gubernamentales que luchan contra los rebeldes.

El coronel agregó que la tripulación de dos pilotos del Tornado logró expulsarse antes del impacto y afirmó que los hutíes abrieron fuego contra ellos. Dijo que los hutíes eran responsables por la vida y seguridad de los pilotos, de acuerdo con la agencia noticiosa oficial de Arabia Saudí.

Al-Maliki no indicó si hubo víctimas ni proporcionó más detalles.

Youssef al-Hadri, vocero del Ministerio de Salud administrado por los hutíes, denunció que los bombardeos de represalia realizados por la coalición el sábado cobró al menos 32 vidas en Jawf, que es mayormente controlada por los rebeldes.

El grupo humanitario Save the Children condenó los bombardeos y los consideró una muestra de que el conflicto en Yemen no disminuye.

Este más reciente ataque debe ser investigado urgente e independientemente, y se debe hacer responsables a los perpetradores, declaró Xavier Joubert, el director de Save the Children en Yemen.

Joubert exhortó a detener la venta de armas a las partes involucradas en el conflicto en Yemen.

Aquellos que venden armas a las partes en disputa deben darse cuenta de que al proveer las armas para esta guerra contribuyen en hacer que todas las atrocidades como la de hoy sean algo común, aseveró Joubert.

Arabia Saudí y los Emiratos írabes Unidos, pilares de la coalición respaldada por las fuerzas estadounidenses, han comprado miles de millones de dólares en armamento de países de Occidente, particularmente de Estados Unidos.

Por su parte, la coordinadora humanitaria de Naciones Unidas para Yemen, Lise Grande, dijo que los ataques aéreos en el distrito al-Maslub mataron al menos a 31 civiles e hirieron a otros 12, según informes preliminares en el lugar.

Mucha gente está muriendo en Yemen _es una tragedia y no tiene justificación, lamentó Grande. Cinco años en este conflicto y las partes beligerantes siguen sin asumir esta responsabilidad. Es espantoso.

Los rebeldes dieron a conocer imágenes de edificios derruidos, vehículos destrozados y cadáveres que, afirman, eran de las víctimas del bombardeo. También revelaron imágenes que presuntamente muestran la caída del avión saudí y de sus restos en tierra.

El conflicto de Yemen comenzó con la toma en 2014 de la capital, Saná, por parte de los hutíes, que controlan gran parte del norte del país a lo largo de la frontera con Arabia Saudí. Una coalición militar liderada por Arabia Saudí y conformada por la mayoría de los países árabes intervino en marzo de 2015 para tratar de restaurar el gobierno internacionalmente reconocido del presidente Abed Rabbu Mansour Hadi.

En una campaña incesante, los ataques aéreos liderados por Arabia Saudí han dado en escuelas, hospitales y bodas y han matado a miles de civiles yemeníes. Los hutíes han usado drones y misiles para atacar a Arabia Saudí.

La guerra ha matado a más de 100.000 personas, incluyendo combatientes y civiles, de acuerdo con cifras del grupo Armed Conflict Location & Event Data Project, que rastrea los reportes de incidentes de violencia en Yemen. El conflicto ha generado además la peor crisis humanitaria del mundo, en la que millones de personas viven una severa escasez de alimentos y medicamentos.