Un primer grupo de inmigrantes llegó este miércoles a Croacia, en la apertura de una nueva ruta hacia el norte de Europa, un día después de que Hungría decidió cerrar sus fronteras a los refugiados, ante el creciente flujo migratorio.

Un alambre de púas en Europa en el siglo XXI no es una respuesta, sino una amenaza Autoridades migratorias confirmaron que alrededor de 150 personas cruzaron este miércoles a Croacia, por la ciudad de Sid, que se encuentra cerca de la frontera con Serbia, uno de los países a donde se han trasladado miles de refugiados en las últimas semanas.

El primer ministro de la República de Croacia, Zoran Milanovic, dijo  durante su comparecencia ante el Parlamento que su gobierno va a permitir el paso libre de los refugiados por el país, como una nueva ruta en camino hacia Europa occidental.

Milanovic dijo que su gobierno está "totalmente preparado para recibir o direccionar a los refugiados y que se está trabajando intensamente" para que los migrantes puedan, sin problema alguno, pasar a través de Croacia, rumbo a otro país europeo.

El jefe de gobierno croata criticó el cierre de la frontera de Hungría y afirmó que un "alambre de púas en Europa en el siglo XXI no es una respuesta, sino una amenaza", según un reporte del canal de televisión HRT de Croacia.

Detienen a inmigrantes en Hungría

De acuerdo con el canal de televisión, los migrantes que entraron a Croacia fueron acogidos por la Policía local, que los trasladó hasta los centros de refugiados que fueron establecidos cerca de Zagreb, para su registro y revisión médica.

Más de 500 mil inmigrantes han llegado a las fronteras del bloque comunitario en lo que va de este año Los refugiados desviaron su ruta de Serbia a Croacia, en camino a Eslovenia, y otras naciones de Europa occidental, luego de que las autoridades de la vecina Hungría decidieron la víspera sellar sus fronteras y aplicar nuevas leyes migratorias.

La medida fue adoptada después de que Hungría declaró el martes un estado de emergencia en la zona fronteriza, a donde desplegó cientos de policías y militares para hacer cumplir las nuevas leyes y detener a quienes intenten violar el muro de alambre de púas colocado en la frontera.

Además, la Policía húngara cerró un punto de cruce ferroviario cerca de la localidad de Roszke, que había sido utilizado hasta hace unos días por decenas de miles de migrantes para entrar al espacio sin fronteras europeo.

En el marco de la aplicación de las nuevas leyes migratorias, la Policía de Hungría arrestó entre la noche del martes y esta madrugada a 367 inmigrantes que entraron ilegalmente al país y enfrentarán el primer proceso penal.

De acuerdo con cifras de la Agencia de Fronteras de la Unión Europea, (UE) más de 500 mil inmigrantes han llegado a las fronteras del bloque comunitario en lo que va de este año, en comparación con 280 mil que llegaron en todo 2014.

La mayoría de los migrantes que buscan refugio en Europa huyen de los conflictos y la pobreza que existe en sus países de origen como Afganistán y Siria, donde hay una guerra civil desde 2011, aunque muchos otros proceden de países de África y van en busca de trabajo.