Duro de matar
Imagen del cartel promocional de la cinta Duro de matar. Archivo.

El director John McTiernan, considerado como uno de los realizadores estadunidenses más rentables de las décadas de los 80 y 90 gracias a su trabajo en filmes como Duro de matar y Predator, pasará un año en prisión acusado de espionaje.

Reconoció haber contratado al investigador para espiar al productor Chuck Roven The Hollywood Reporter ha revelado que McTiernan tiene hasta el 3 de abril para entregarse y deberá cumplir un año en prisión, tras haber mentido en su testimonio al FBI en una investigación sobre el detective privado Anthony Pellicano, conocido como "el detective de las estrellas".

No obstante, el realizador reconoció tiempo después haber contratado al investigador para espiar a Chuck Roven, productor del filme Batman: El caballero de la noche asciende.

Por ello, ayer lunes el Tribunal Superior de Los Ángeles, determinó una sentencia de una año para el director, tras perder una apelación que había interpuesto para desestimar su declaración de culpabilidad.

Por su parte, Pellicano, quien durante varias décadas prestó sus servicios a las celebridades hollywoodenses se encuentra en una cárcel en Texas.