Corte Europea avala a España por expulsiones expeditas

La Corte Europea de Derechos Humanos respaldó el jueves la decisión de España de expulsar expeditamente a Marruecos a dos migrantes africanos que habían llegado a un enclave español en el noroest...

La Corte Europea de Derechos Humanos respaldó el jueves la decisión de España de expulsar expeditamente a Marruecos a dos migrantes africanos que habían llegado a un enclave español en el noroeste ífrica.

La sala mayor del tribunal falló que España no violó dos artículos de la Convención Europea de Derechos Humanos. El caso fue llevado al tribunal por un maliense y un costamarfileño con apoyo del Centro Europeo para Derechos Humanos y Constitucionales (CEDHC).

Los dos hombres, junto con decenas más, habían cruzado las tres barreras que separan al enclave español de Melilla con Marruecos en agosto de 2014. Fueron capturados por la policía española y llevados de vuelta a Marruecos inmediatamente.

Grupos de derechos humanos han criticado ese tipo de deportaciones expeditas, afirmando que les niegan a los migrantes la oportunidad de pedir asilo y eliminan la posibilidad de evaluar los riesgos que éstos corren si son enviados de vuelta.

La corte europea inicialmente había condenado a España en octubre de 2017, afirmando que los retornos sumarios a Marruecos violaban la Convención Europea de Derechos Humanos. La decisión del jueves fue en respuesta a la apelación presentada por España.

La sala de apelaciones falló que los migrantes "se colocaron en una situación ilegal al intentar entrar deliberadamente a España como parte de un grupo numeroso, en una localidad no autorizada, aprovechando la multitud y usando la fuerza".

De esa manera, agregó, los migrantes "eligieron no usar los procedimientos legales existentes para entrar a territorio español legalmente".

Los enclaves españoles de Ceuta y Melilla son los únicos límites terrestres que la Unión Europea tiene con ífrica. Miles de migrantes, en su mayoría de países subsaharianos, tratan cada año de trepar las cercas y entrar a territorio español.

Si bien no existen cifras oficiales, es conocido que España ha realizado cientos de expulsiones sumarias de migrantes en esos enclaves.

En un comunicado, el CEDHC expresó que "en vez de condenar a España por ignorar sus obligaciones de derechos humanos, el tribunal ha ignorado evidencias de todas las instituciones de derechos humanos".

La decisión, añadió, "ignora la realidad en las fronteras europeas, particularmente la situación de africanos subsaharianos en la frontera española-marroquí".

"Esto será percibido como carta blanca para expulsiones violentas en todas partes de Europa", declaró Wolfgang Kaleck, secretario general del CEDHC.