El gobernador de California, Jerry Brown, advirtió que a causa de la más grande y severa sequía que padece California "se deben esperar cosas peores".

Una mujer con capacidades diferentes murió al no poder escapar cuando su casa fue afectada En lo que va del año los bomberos han respondido a más de 7,000 incendios en el estado, 1,600 más que los de una temporada normal, y han destruido un total de 263 mil hectáreas.

El incendio Valley en el norte de California, que creció de manera impresionante, ha sido contenido en 15 por ciento y tiene más de 27 mil hectáreas destruidas, reportaron autoridades forestales.

El siniestro, que inició el pasado 31 de julio, ha desplazado a 13 mil residentes, destruido 585 casas y nueve mil más permanecen bajo amenaza, indicaron.

Es combatido por 2,362 bomberos, pero cuatro de ellos tuvieron lesiones menores y una mujer con capacidades diferentes murió al no poder escapar cuando su casa fue afectada.

Según reportes oficiales, el incendio Buttle ha destruido 29 mil hectáreas, 10 mil personas fueron evacuadas, 166 casas destruidas y 116 construcciones, además 6,500 viviendas permanecen bajo amenaza y es combatido por cuatro mil 668 bomberos.

Apuntaron que entre las áreas más afectada están Middleton a unos 130 kilómetros al norte de San Francisco y que el sábado pasado tuvo su peor día cuando cientos de casas fueron destruidas por el incendio fuera de control.

En el condado de Lake el incendio ha destruido 25 mil hectáreas y ha sido contenido en 10 por ciento, mientras que el incendio Rough muy cerca del Bosque Nacional de Sequoia ha sido controlado en 40 por ciento, aunque destruyó unos 300 kilómetros cuadrados.