Autopista I-595
Autopista I-595 a su paso por Davie, Florida. GOOGLE STREET VIEW

Un hombre que fue interrogado por la policía sobre varios ataques a tiros contra vehículos en una autopista en Phoenix no es el principal sospechoso, y los investigadores buscaban seguir adelante con sus pesquisas sobre un caso que ha suscitado nerviosismo en la ciudad desde hace dos semanas, informaron las autoridades el sábado.

El individuo fue fichado y recluido por un cargo de posesión de marihuana ajeno al caso de las agresiones a tiros en la autopista Un sujeto de 19 años de un suburbio de Phoenix detenido el viernes en una tienda de autoservicio cerca de la carretera Interestatal 10 es una persona de interés para las investigaciones, pero el portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Arizona, Bart Graves, se abstuvo de precisar por qué ha sido interrogado por la policía.

El individuo fue fichado y recluido por un cargo de posesión de marihuana ajeno al caso de las agresiones a tiros en la autopista.

"Esta es una investigación abierta, y vamos a ver hacia dónde nos conduce", declaró Graves.

Los conductores en Phoenix han estado nerviosos desde que comenzaron los disparos el 29 de agosto, principalmente en la Interestatal 10, que cruza la ciudad. Muchos han evitado las autopistas. Ocho autos fueron alcanzados por diversos proyectiles y en un caso una niña sufrió una herida en la oreja cuando una bala destrozó la ventanilla del auto en que viajaba.

El Departamento de Seguridad Pública dijo en un comunicado que el detenido, de 19 años, reside en un suburbio de Phoenix. Estaba siendo interrogado y quedó detenido bajo un cargo de posesión de marihuana no relacionado con los disparos, añadió, sin dar más información.

Graves había dicho el viernes que los investigadores interrogaban al hombre "acerca de varias cosas" además de los disparos, pero no entró en detalles.

El hombre, que habló con la televisora local KSAZ desde el asiento de un auto patrullero después de su arresto, dijo que los agentes los rodearon a él y su madre, armas en mano, cuando compraba cigarrillos y una bebida. Dijo que los agentes se mostraron agresivos y agravaron una herida que tiene en la espalda.

Testigos dijeron que los agentes parecían estar esperando al hombre en la tienda y rodearon su camioneta Tahoe blanca con vehículos sin marcas de la policía. Graves dijo que la estaban examinando en busca de pruebas que lo vincularan con los disparos.