Los demócratas bloquearon este jueves una estrategia de los republicanos para descarrilar el acuerdo nuclear con Irán, en lo que fue visto como un esencial triunfo político para el presidente Barack Obama, pues evitará la escaramuza de posible veto.

Los republicanos se comprometieron a mantener la lucha en busca de rechazar el pacto firmado Con una votación de 58-42, los opositores del pacto quedaron a dos votos de los 60 necesarios para llevar al pleno del Senado una resolución para repudiar el acuerdo.

Los republicanos, que controlan la Cámara de Representantes y el Senado, se comprometieron, sin embargo, a mantener la lucha en busca de rechazar el pacto firmado por Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido, Rusia y China con Irán.

Llamado unísono

Antes del voto, los líderes de Alemania, Francia y Reino Unido pidieron al unísono al Congreso de Estados Unidos aprobar el acuerdo nuclear con Irán.

Los líderes de Alemania, Francia y Reino Unido publicaron un inusual artículo editorial conjunto en el portal de The Washington Post En un inusual artículo editorial conjunto publicado en el portal de The Washington Post, Angela Merkel, Francois Hollande y David Cameron sostuvieron que el pacto es una "oportunidad crucial" para la estabilidad internacional en momentos de "alta incertidumbre global".

"Apoyamos plenamente este acuerdo porque logra las metas que nos fijamos. Lidia con la ruta del uranio enriquecido hacia una bomba requiriendo a Irán reducir en 98 por ciento su inventario de uranio enriquecido", escribieron.

El convenio con Irán, firmado por los líderes de Estados Unidos, Alemania, Francia, Reino Unido, Rusia y China, incluye el compromiso iraní de modificar el núcleo de su reactor nuclear en Arak y accede a almacenar fuera del país el combustible utilizado en la operación del reactor.

Asimismo, Irán se compromete a no construir un nuevo reactor nuclear de agua pesada durante los próximos 15 años y a desmantelar dos terceras partes de su infraestructura de centrífugas, las máquinas necesarias para generar uranio altamente enriquecido para producir armas.

Encuestas recientes muestran que el acuerdo nuclear ha sido recibido con escepticismo por el público estadounidense.

El acuerdo aún debe ser aprobado tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado de Estados Unidos.